Policiales

Dos acusados de matar a un jugador de futsal seguirán presos al menos por un año

Un juez aceptó extender la prisión preventiva a ambos y ordenó que se programe lo antes posible el juicio oral y público por el crimen.

Domingo 12 de Agosto de 2018

El licenciado en comercio exterior Andrés Soza Bernard y el cartonero Omar Darío "Pilo" Motier seguirán un año más en prisión preventiva acusados del crimen de Fabricio Zulatto, ejecutado en agosto de 2016 y enterrado en un quiosco de drogas en una villa de Arroyito Oeste. En una audiencia de prórroga de prisión preventiva pedida por la fiscal Georgina Pairola el juez Héctor Núñez Cartelle resolvió extender la detención de los acusados y recomendó a la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) que programe el juicio lo antes posible.

La fiscal entiende que el crimen fue producto de un plan entre los coimputados para matar al joven por dinero. Un homicidio con esos agravantes —promesa remuneratoria y acuerdo previo— está penado con prisión perpetua. El viernes 24 de agosto está prevista la audiencia preliminar, paso previo al juicio.

Búsqueda

Fabricio tenía 21 años, jugaba al futsal en Newell's y trabajaba con su padre en venta de indumentaria. El 9 de agosto de 2016 salió de su casa de zona sur en su VW Gold Trend. Le dijo a la madre que iba a comprar un cargador de celular y a almorzar con dos amigos. A las 15 le envió un mensaje a su novia, de vacaciones en el exterior. Ese fue el último rastro de Zulatto.

Al otro día su familia denunció su desaparición. Sus amigos fueron clave para hallarlo. Encontraron su auto en Suipacha al 700 sin la patente delantera y con la chapa trasera adulterada. Buscaron cámaras de vigilancia en la cuadra y dieron con una filmación en la que se veía a quien había dejado allí el vehículo. Lo reconocieron como "Andrés", un dealer al que solían comprarle drogas cerca del Patio de la Madera. Y contaron a la policía que Fabricio solía acercar a "Andrés" en su auto hasta el búnker de Génova al 2100.

Ese dato sumado a los dichos de un informante callejero hicieron que la policía llegara la madrugada del 11 de agosto a un rancho de Génova al 2100. El cuerpo de Zulatto estaba enterrado en el fondo de un pozo ciego de dos metros de profundidad y uno de diámetro. Lo habían asesinado de tres balazos en la cabeza la misma tarde de su desaparición.

Esa mañana fue detenido "Pilo" Motier, actualmente preso en la cárcel de Pérez. El "Andrés" que mencionaban los amigos de Fabricio era Soza Bernard, un convicto en libertad condicional desde el 5 de octubre de 2015 por una condena a 13 años de prisión por matar a su novia en 2008 (ver aparte). Una semana después del asesinato, el 17 de agosto fue detenido en la casa de su madre. Hoy está preso en Piñero.

Coautores

Motier y Soza Bernard fueron imputados como coautores de homicidio calificado por promesa remunerativa y agravado por el uso de arma de fuego. Acusación que luego sería llevada a homicidio doblemente calificado por promesa remuneratoria y por el concurso premeditado de dos o más personas.

En la pesquisa quedó claro que Fabricio salió de su casa a las 11.30 del 9 de agosto. Que compró el cargador del celular y restableció contacto con Soza Bernard, de quien se había distanciado hacía un par de meses. Luego de un intercambio de llamados se dirigió a la zona de la terminal de ómnibus y el Patio de la Madera. Se infiere que desde allí siguió camino en su auto hasta el lugar donde lo asesinaron.

Según la Fiscalía ese final fue resultado de un plan común de Soza y Motier (hay contactos previos y posteriores al crimen entre ambos), más allá de quién fue el que disparó el gatillo de un arma que no fue hallada.

Extraordinaria

Soza Bernard y Omar Darío "Pilo" Motier tienen 33 años y el jueves volvieron a sentarse en el banquillo. La fiscal le pidió al juez la prórroga extraordinaria de la prisión preventiva por el plazo de un año. Pairola aseguró que en menos de dos semanas está prevista la audiencia preliminar para el juicio oral y público. Este requerimiento fue avalado por la querella, que representa a la familia de la víctima, y rechazado por las defensas.

El defensor oficial de Motier, Francisco Broglia, pidió su libertad o que una eventual prórroga no fuera mayor a los 60 días. La abogada de Soza Bernard, Sara Marcos, pidió la nulidad del requerimiento alegando que el pedido fiscal no estaba suficientemente fundamentado. También solicitó la libertad y como segunda opción que en caso de decretarse una prórroga no superara los 60 días. La fiscalía y la querella, actuando en sintonía, mantuvieron el pedido, y la última pidió además que el juez exigiera la realización del juicio oral y público lo antes posible.

Núñez Cartelle admitió el pedido de la fiscal y la querella. Prorrogó la prisión preventiva de los imputados con plazo de vencimiento el 10 de agosto del año próximo y recomendó a la OGJ que agende el juicio a la brevedad posible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario