Policiales

Discutió con un grupo de jóvenes y le dispararon un balazo mortal

Según los primeros testimonios, aparentemente discutió con uno de los muchachos

Sábado 17 de Marzo de 2018

Marcelo Mario Lagos tenía 18 años pero ayer a la tarde un tiro en la espalda terminó con su adolescencia. Según cuentan vecinos de Rueda al 6300, en el barrio Godoy, el muchacho iba con un amigo en una moto de 110 centímetros cúbicos y se detuvo allí, a mitad de cuadra, para conversar con un grupo de chicos que "se juntan ahí". Según los primeros testimonios, aparentemente discutió con uno de los muchachos que estaban parados allí, cerca de un garaje, y de repente apareció un arma en la escena y un tiro terminó con la vida de Lagos.

"Era un buen chico, todos lo querían, no tenía ni siquiera un tatuaje, un pibito limpio", contó un vecino. Para otros, "el chico era una persona conflictiva y cometía robos en la zona. Ya otra vez le habían disparado".

El joven quedó tirado frente a una vivienda de Rueda 6369 a la espera de una ambulancia que, según la gente, "tardó como una hora" en llegar. Al arribar la policía se encontró con el cuerpo del chico tirado en la vereda pero no halló testigos de lo ocurrido pese a que todo pasó a las 17.45. Tampoco hay en la zona cámaras de seguridad municipales ni privadas que puedan echar luz sobre el episodio.

"Era amigo de mis hijas y yo siempre jodía con él, un buen pibito. El que lo mató, según cuentan, es otro que no tiene más de 16 o 17 años y ya está identificado. La verdad es una locura que alguien salga a matar a esa edad. Acá en el barrio hay mucha gente que anda armada, no se puede estar así", contaron.

Una mujer que vive a metros de donde cayó el chico le dijo a La Capital: "Casi ni escuché el tiro. Después sí fue un lío. La policía cerró calle Rueda y al llegar los amigos y la familia del chico muerto se vivieron escenas desgarradoras. La madre estaba desesperada y más de uno gritaba y puteaba", dijo la mujer.

"Los pibes siempre se juntan ahí. Es cómo que toman la cuadra para juntarse y salir por ahí. Andan con las motitos por todos lados. Este chico muerto había llegado con otro pibe que manejaba la moto, se bajó y se puso a discutir con otro. Al minuto ya estaba tirado en el piso. Dicen que estaba vivo pero que la ambulancia tardó mucho", acotó la mujer.

Los pesquisas comenzaron una investigación a partir de algunos comentarios informales e indicios. Así llegaron hasta la casa del posible sospechoso, pero no estaba. El caso es investigado por el fiscal Adrián Spelta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario