Policiales

Dictan el veredicto tras el juicio por el crimen de un comerciante

Hoy se conocerá el fallo por el homicidio de Mauricio Brandán, ocurrido en una tienda de barrio Belgrano hace tres años en medio de un robo.

Viernes 28 de Diciembre de 2018

Hoy se conocerá el veredicto del juicio por la muerte del comerciante Mauricio Brandán, asesinado en 2015 durante un robo a su negocio de zona oeste, hecho por el cual tres jóvenes llegaron al debate acusados de intervenir con distintos roles. La fiscal Marisol Fabbro pidió que sean condenados a prisión perpetua por un homicidio que, a su criterio, fue cometido para ocultar el robo. Los defensores, en tanto, señalaron que la prueba es nula porque la investigación se basó en un testigo anónimo y pidieron absoluciones.

Con carteles instalados en el acceso al edificio y vistiendo remeras con la foto de Brandán, los familiares del comerciante asistieron desde el 10 de diciembre al debate oral y público por el caso. "Lo único que queremos como familia es cerrar esta etapa con Justicia y que ellos, que son culpables con todas las evidencias, reciban una condena ejemplar", dijo Cristian, que atendía junto a su hermano Mauricio el negocio de ropa de Provincias Unidas 1584.

"Dame todo"

Mauricio Brandán tenía 32 años. La noche del 26 de septiembre de 2015, pocos minutos antes de cerrar, Cristian cruzó a un quiosco a comprar una gaseosa. Entonces irrumpieron en el local dos jóvenes al grito de "dame todo". Habían llegado como acompañantes en dos motos Honda, una roja y la otra negra, de las que bajaron en Pampa y Charcas, a unos 300 metros al oeste del lugar. El más joven vestía una campera flúo verde. El otro un camperón oscuro.

El robo fue presenciado por un taxista que estaba con su hijo y su nieto en la vereda. Desde allí observó que uno de los delincuentes forcejeaba con Brandán y sacaba un arma. En ese momento le disparó a Mauricio con un revólver. El otro asaltante recogió algunos jeans que guardó en una mochila, algo de dinero y el celular del comerciante. Después corrieron al encuentro de sus cómplices y huyeron. Cuando Cristian volvió al negocio se encontró con su hermano agonizando con un tiro en el corazón.

Los tres acusados fueron detenidos en distintos momentos: Nahuel Alejandro "Chino" Camargo está acusado de haber manejado una de las motos; Jorge Alexis Mussín, imputado de ser el autor del disparo; y Nahuel Ezequiel Villalba como el conductor de la otra moto. Un cuarto acusado, Ezequiel "Pelado" P., era menor al momento del hecho y fue señalado como el cómplice que ingresó al local junto al autor del disparo. En septiembre la jueza de Menores Dolores Aguirre Guarrochena lo declaró autor penalmente responsable de un homicidio en ocasión de robo, una imputación más leve que la atribuida a los mayores. Continúa detenido con salidas transitorias.

Alegatos finales

En la audiencia del martes las partes presentaron sus alegatos ante los jueces Román Lanzón, Gustavo Pérez de Urrechu y Héctor Núñez Cartelle. En ese marco, la fiscal Fabbro explicó que un punto de partida de la investigación fueron los dichos de un testigo reservado al padre de Brandán, un policía retirado que es querellante en la causa. Se trata de un vecino de los acusados que, diez días después del crimen se presentó en la casa de Brandán y dijo que era injusto que los asaltantes se jactaran por el barrio de haberle quitado la vida a una persona. Proporcionó nombres y apodos. Pero aclaró que no iba a declarar en un juicio por el temor a represalias.

Brandán compartió esa información con algunos jefes policiales y se realizaron escuchas telefónicas en las que dos acusados hicieron comentarios sobre el crimen. Hubo en total cinco testigos del asalto: vecinos que vieron llegar a los ladrones en las motos o abandonar la escena. Ellos reconocieron a Mussín como quien escapaba arma en mano. Y a Camargo como el que manejaba una moto roja. Describieron la misma mecánica que el testigo anónimo, quien indicó que las balas eran calibre 32 encamisadas, tal como el proyectil extraído a la víctima.

Entre otras pruebas, la fiscal citó fotos subidas a Facebook que revelan que "los autores se conocían entre sí". Pidió que los tres sean condenados a prisión perpetua como coautores de un homicidio críminis causa además de robo calificado y portación de arma. "La muerte se dio previa a la sustracción. Fue un medio y no un fin. Fue un disparo a quemarropa al corazón", dijo Fabbro, y resaltó que los imputados "en ningún momento mostraron arrepentimiento".

El abogado querellante Pablo Casella adhirió al planteo fiscal. Como representante de Brandán padre hizo foco en la afectación familiar y citó los dichos de su cliente en el juicio: "Ésto me destrozó la familia. Quedó un vacío muy grande, un santuario en mi casa. Mi señora en estado depresivo no se levanta de la cama".

Cambio de encuadre

Las defensas reclamaron absoluciones y pidieron nulidades. El defensor público Juan Ignacio Bazet, por Mussín y Villalba, cuestionó el aporte del testigo anónimo. "Se tomaron los dichos de una persona sin identificar como fundamento de las pruebas", dijo. Remarcó que "a Villalba no se le ha hecho reconocimiento" y planteó que el encuadre legal del caso debería ser el de una muerte en ocasión de robo pero sin la búsqueda de impunidad.

Para el defensor, ciertas manifestaciones captadas en las escuchas como "le di el fierro para que se cuide" o "no sabe manejar un arma" darían cuenta de que fue "un hecho azaroso y aleatorio, no existió ningún plan para producir la muerte". En la misma línea el defensor de Camargo, Gregorio Gómez, dijo que se vulneraron principios constitucionales: "No se pueden validar actos irregulares para condenar a una persona".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});