Policiales

Descargo del acusado: "Van a condenar a un inocente"

Lunes 26 de Noviembre de 2018

"Van a condenar a un inocente", se defendió el policía Emiliano Gómez al declarar el último día del juicio. Dijo que había ido a Centenario al 1300 con amigos y que recién al arrancar los desmanes se topó con su compañero Lucas B., principal testigo en el juicio, quien le dijo: "Mono, vamos a encarar y a parar la bronca que me están rompiendo el auto". Admitió que para hacerle el "favor" disparó al aire con su arma reglamentaria mientras su camarada tiraba a la multitud con un revólver calibre 38 que sacó del baúl. Un arma que, según dijo, su colega solía llevar como "chivo" o "mulo" para "ensuciar procedimientos".

Esta "teoría de los tiradores", considerada por los jueces "uno de los puntos más controvertidos" del juicio, fue descartada en el fallo. "Ambos eran policías, con similar edad. Gómez había ido armado a la fiesta, sus amigas afirmaron que tenía el arma en su cintura. B. no fue armado y estaba acompañado por cinco personas dentro de su auto, asustadas, tres de ellas casi adolescentes. Le pregunta que surge es: "¿Qué motivos tenía B. para ponerse en pistolero?", evaluaron.

Para los jueces el relato de ese policía es "creíble" y fue convalidado por otros testigos y rastros. "Hubo siete testigos que lo vieron disparar a Emiliano Gómez hacia un tumulto de personas", mientras que "nadie vio disparar" a un segundo autor "con un arma que no se vio ni se buscó y con proyectiles que no dejaron rastro".

Lo que no es creíble, para el tribunal, es que el acusado y el testigo hayan pasado la noche en el mismo lugar y recién se vieran las caras por casualidad al estallar los incidentes. Por esto conjeturaron que pudo existir un "pacto de silencio" entre ellos. Que B. habría roto ante el temor de quedar él mismo implicado en los hechos.

El sentido de tener arma

Los jueces descartaron que existiera abuso de la función policial porque Gómez no estaba en funciones ni se identificó como policía. Al graduar la pena dijeron que actuó con "dominio de una fría violencia", que puso en peligro a más personas y que "el Estado le entregó un arma para defender al ciudadano y no para matarlo fuera de toda justificación". Más aún cuando Brandon era apenas "un niño, con muchos sueños en el horizonte".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});