Policiales

Crimen del country: Las relaciones de la víctima, claves para la investigación

Las relaciones sentimentales que mantenía con varios hombres Rosana Galeano, la ex modelo asesinada el miércoles último de cuatro balazos, pueden ser la clave para encontrar al autor del homicidio, informaron hoy fuentes de la investigación.

Viernes 18 de Enero de 2008

Buenos Aires-  Las relaciones sentimentales que mantenía con varios hombres Rosana Galeano, la ex modelo asesinada el miércoles último de cuatro balazos, pueden ser la clave para encontrar al autor del homicidio, informaron hoy fuentes de la investigación. Además, sospechan que las últimas llamadas telefónicas que recibió Galeano antes de ser asesinada, que la obligaron a salir de su casa del barrio El Remanso, fueron parte de la trampa urdida por el asesino para poder ejecutarla a balazos.

Los investigadores determinaron que momentos antes del crimen quedaron registradas en su celular al menos tres comunicaciones entrantes que no llegaron a ser contestadas, y una cuarta que fue atendida. “En algunas de esas cuatro llamadas puede estar la clave”, dijo un pesquisa. El fiscal de Zárate-Campana a cargo de la causa, Marcelo Pernici, admitió que entre las hipótesis que se manejan está la de la posibilidad de que esa llamada haya sido una trampa.

“Existe la posibilidad de que la llamada se produjera para que saliera y estamos trabajando, es un trabajo muy tedioso”, dijo Pernici a radio La Red. El fiscal explicó que toda persona que vivía en esa casa “sabía que no se puede hablar por celular, que hay que salir para poder hacerlo, era una circunstancia conocida”. Justamente, Galeano fue asesinada de cuatro tiros la noche del pasado miércoles cuando salió al porche de su casa del partido de Exaltación de la Cruz para atender una llamada y alguien, desde atrás de un matorral, le efectuó los disparos con una pistola calibre 45, detalló el funcionario.

El ex marido de la víctima, Jorge Arce, con quien mantenía una mala relación desde que se separaron hace más de un año, admitió haberla llamado la noche del crimen, aunque dijo que lo hizo desde el hospital de Pilar para contarle cómo estaba uno de sus hijos, al que había llevado porque tenía fiebre. Para los investigadores, la clave del caso reside en las  relaciones sentimentales que mantenía la mujer en los últimos tiempos con distintos hombres. Por un lado, los familiares de Galeano acusaron directamente al ex marido de la víctima 30 años mayor que ella de ser el autor del homicidio, y por otro, el propio Arce aseguró que su ex mujer mantenía desde hacía tiempo distintas relaciones sentimentales que lo llevaron a separarse, y deslizó que alguno de ellos podría tener relación con el hecho. “Actualmente, la joven salía oficialmente con un hombre llamado Oscar, pero éste no tenía la exclusividad”, explicó un investigador.

Oscar Galeano, hermano de la mujer asesinada, afirmó que su hermana “había denunciado a su ex marido en varias oportunidades por agresiones, y violencia familiar”. En el mismo sentido habló el padre de Rosana, quien dijo que su hija “había concurrido a la seccional de Parada de Roble y a la de Exaltación de la Cruz para denunciar los ataques” de Arce. La Justicia provincial había ordenado hacía meses que Arce no podía acercarse a menos de 300 metros de su ex mujer como consecuencia de las denuncias. “Fue ese hombre (por Arce), la mandó a matar ese hombre”, dijo una cuñada, en medio de una crisis nerviosa, durante la inhumación de los restos de Galeano en el cementerio de Hurlingham. (Télam).-

Cuernos más grandes que un árbol

José Arce, el viudo de la joven de 29 años ejecutada en un barrio privado, proclamó hoy su inocencia y deslizó  que sospecha de algún presunto amante de su esposa porque,  admitió, “los cuernos míos son más grandes que un árbol”.

En declaraciones al periodismo, el hombre, de 59 años, aseguró que en la  noche del crimen se encontraba en el hospital con los dos chiquitos  de la pareja y admitió haber llamado desde allí a la mujer por  teléfono celular aunque sostuvo que “no escuché” los disparos que le  dieron muerte.

Por su parte, el abogado Ramiro Rua indicó que sospechan de  “algún amante despechado” como supuesto autor del homicidio y para  reforzar esa hipótesis apuntó que “la casa estaba cerrada y el  criminal disparó a diez metros de distancia: eso quiere decir que  conocía el lugar y sabía cómo entrar”. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario