Policiales

Condenaron a hermana de "Monchi Cantero" por un violento robo

Romina Soledad recibió 7 años y 10 meses como coautora de un violento robo calificado.

Sábado 02 de Diciembre de 2017

Mientras Ramón Ezequiel Machuca atraviesa un juicio como uno de los jefes de la banda de Los Monos, su hermana Romina Soledad fue juzgada como coautora de un violento robo calificado por el cual le impusieron una pena unificada de 7 años y 10 meses de prisión.

El juicio a la hermana de "Monchi Cantero" se inició el 27 de noviembre y estuvo a cargo del juez Gustavo Pérez de Urrechu, mientras que la acusación corrió por cuenta del fiscal Carlos Covani; y la defensa oficial de César Pablo Ceragioli.

Machuca fue enjuiciada por el robo a un comercio de telefonía celular de Mendoza al 5000 el 20 de noviembre de 2015. Según lo que presentó la acusación durante el debate, la mujer robó del lugar varios celulares, dinero en efectivo y bajo amenazas de muerte con un arma blanca despojó a clientes de sus pertenencias. En tanto que un cómplice huyó tras realizar disparos.

En ese marco Machuca fue retenida por vecinos y detenida por agentes del Comando Radioeléctrico. El dueño del negocio y otros testigos declararon que la joven había robado 6 mil pesos en efectivo, otros 2 mil que el comerciante tenía en la billetera, tarjetas de crédito, ocho teléfonos en reparación y seis nuevos, así como objetos personales que se llevó el cómplice prófugo.

A Machuca le secuestraron 74 pesos en una billetera, una faca de 12 centímetros de hoja, lentes de sol, una bolsa de nailon con 150 pesos y la tarjeta verde de una moto Honda.

Reincidente

Si bien en el Registro Nacional de Reincidencias no surgió al inició del trámite, al 1º de octubre 2016 Machuca tenía una condena condicional a 8 meses de prisión por usurpación y tenencia de arma de fuego de uso civil sin autorización legal, veredicto dictado en septiembre de 2015.

Esa condena en suspenso se corresponde con un hecho de julio de ese año donde participó de un altercado con la dueña de una casa que alquilaba. Machuca tenía una orden judicial de desalojo pero se negó con violencia por lo que terminó detenida y se le incautó un arma.

Luego cayó en el asalto a la casa de telefonía. Y mientras estaba con prisión domiciliaria también se la vinculó a una banda que cometía escruches y entraderas, desarticulada en abril de 2016, y en cuya investigación se supo que tuvo contactó telefónico con el cabecilla del grupo.

Al solicitar el pedido de elevación a juicio, el fiscal Covani adelantó a la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) la pretensión punitiva de 9 años de prisión, encontrando como atenuantes que Machuca no ejerció violencia física sobre las personas ni aún cuando fue aprehendida en forma privada, su juventud y su escaso nivel educativo. Pero como agravante tenía la condena previa, dictada dos meses antes del robo a la casa de celulares. Y por ello solicitó una pena unificada de 9 años y 8 meses de prisión, algo más que la finalmente impuesta de 7 años y 2 meses que, unificada a la dictada en septiembre de 2015 se eleva a 7 años y 10 meses de cárcel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario