Policiales

Comedia de enredos con el nombre de un testigo policial

Martes 19 de Diciembre de 2017

Un estrafalario equívoco con el nombre de un testigo se registró en la jornada de ayer cerca de las 16, cuando los jueces del juicio a Los Monos llamaron a declarar a Fabricio Rafael F., uno de los citados por la defensa del policía Guillermo Cardini.

El secretario del tribunal comentó entonces que el 14 de diciembre pasado se había comunicado con ese hombre por teléfono, pero el testigo rehusó asistir a la audiencia. Tomó nota de los motivos alegados por el testigo para no asistir y ayer leyó la respuesta del convocado de manera textual: "Mi edad es 90 años. Yo no conozco a esa gente, ni siquiera de los diarios. Vaya a molestar a otra persona".

El comentario arrancó carcajadas en todos los asientos, desde el sector de los detenidos hasta los jueces, fiscales y defensas. Pero entonces el abogado Víctor Corvalán hizo notar con toda seriedad que el testigo Fabricio Rafael F., en realidad, se encontraba en el edificio esperando que lo llamaran a declarar. En medio del desconcierto generalizado, lo convocaron a la sala.

Para sorpresa de todos, el que entró con pasos decididos hacia la silla que lo esperaba en el centro de la sala era un hombre joven y que parecía bien predispuesto a cumplir con su rol de testigo. Apenas se acercó al micrófono para dar sus datos personales, él mismo despejó la incógnita que aquejaba al entorno: "Soy abogado y trabajo en la policía. Me llamo igual que mi papá". El hombre de 90 años que había atendido el teléfono.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario