Policiales

Caso Franco Casco: pidenrevocar el procesamiento de dos policías acusados

El defensor de dos policías entre los 30 procesados por la desaparición forzada seguida de muerte de Franco Casco pidió ayer que se revoque el fallo judicial con el cual se los acusó.

Jueves 21 de Diciembre de 2017

El defensor de dos policías entre los 30 procesados por la desaparición forzada seguida de muerte de Franco Casco pidió ayer que se revoque el fallo judicial con el cual se los acusó. El abogado señaló que los dos agentes nunca debieron haber estado incluidos en este proceso porque son técnicos administrativos, no portan armas, no usan uniforme, no toman contacto con los detenidos y ni siquiera tienen acceso al libro de guardia de la seccional. Además no estaban presentes en el momento en que se produjo la que según la teoría del fiscal fue la desaparición forzada del joven del interior de la comisaría 7ª.

El fiscal Marcelo Degiovanni estableció en su investigación, avalada por el juez federal Carlos Vera Barros, que Franco Casco fue detenido y sometido a torturas el 6 de octubre de 2014 tras ser detenido por dos funcionarios de la comisaría 7ª de Cafferata al 300. Pasados 22 días de ese momento el cadáver del muchacho que había llegado a Rosario para visitar a sus familiares desde Florencio Varela, al sur del conurbano bonaerense, fue hallado en el río Paraná. Los defensores discuten desde el lunes tanto las medidas de prisión preventiva como la acusación de fondo.

Características especiales

Los dos policías procesados por los cuales se formuló ayer un alegato defensivo son Belquis González y Rodolfo Murúa. Su abogado Jorge Alcaraz comentó en la audiencia que sus clientes tenían una característica especial respecto de los demás acusados: no son del escalafón de seguridad sino administrativo por lo que no utilizan uniforme, ni llevan armas, ni pueden detener a nadie ni prevenir delitos. Pero otra singularidad señalada por el defensor es que ambos agentes que entraron a la fuerza por concurso no llevaban ni tres meses de trabajo en la fuerza cuando se produjo el incidente investigado.

"Nunca debieron estar en este trámite. Estos jóvenes policías van a pasar a un estado de disponibilidad cuando ni siquiera estuvieron en la comisaría en el horario en que se produjo, según fiscal y juez, la agresión contra Casco que derivó también según ellos en su desaparición forzada. Se habla de pacto de silencio pero ellos nunca pudieron saber lo que supuestamente pasaba tanto por el tipo de rol que cumplían —nada que ver con cuidado de presos— sino por su mínima antigüedad", indicó Alcaraz. "Si pasó algo nunca se iban a enterar porque eran novatos y estaban en el umbral más bajo de la comisaría", agregó. Estos dos agentes están prestando funciones en otras dependencias pero siguen sometidos a proceso judicial. "Pedimos el inmediato sobreseimiento de ambos. Para nosotros es un desatino que formen parte de un proceso en el que nunca debieron estar", dijo Alcaraz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario