Policiales

Capturaron a un joven al que le imputarán dos homicidios

La PDI apresó en Tablada a Alejandro Nahuel "Pechocho" L., acusado de matar este año a los primos Nicolás Cóceres y Maruo Barrionuevo.

Miércoles 28 de Noviembre de 2018

En una humilde vivienda de Convención al 3700, en el barrio Tablada, fue detenido ayer por la Policía de Investigaciones Alejandro Nahuel L., el pibe de 19 años conocido en la zona norte como "Pechocho". Le secuestraron una pistola calibre 9 milímetros marca y hoy será imputado por el fiscal Adrián Spelta por dos homicidios: el de Nicolás Cóceres, de 19 años, y el de Mauro Nicolás Barrionuevo, de 15.

Los dos hechos tuvieron como telón de fondo la disputa territorial por la venta de droga en los barrios Parque Casas, La Cerámica y El Churrasco o La Esperanza, una puja donde pibes jóvenes salen enajenados a cazar a balazos y mueren a sangre y plomo.

"Pechocho" es un apodo que resonó en los últimos años en una confrontación que tiene como puntos calientes varios cruces de calles en la zona noroeste rosarina donde se han escrito con sangre capítulos violentos en el marco de la disputa entre las huestes de "Ema Pimpi" Sandoval y "La Tata" Medina.

Los vecinos relatan que las balaceras que se suceden son entre terceras y cuartas líneas de esas fuerzas de choque. Es decir, entre soldaditos que cuidan a los deliverys o quioscos de venta de droga. Y con ese telón de fondo se suceden robos, entraderas, abuso de armas contra autos y viviendas y ataque a balazos contra vecinos, algunos de ellos con el resultado muerte. Varios vecinos, incluso, indicaron sentirse contrariados por la ausencia de fuerzas federales en el barrio y la falta de allanamientos a los puntos de venta de drogas que aseguran que se multiplican semana a semana.

Las víctimas

Nicolás Cóceres y Mauro Nicolás Barrionuevo eran primos. Tenían 19 y 15 años respectivamente. El primero fue asesinado el domingo 9 de septiembre a la tarde en inmediaciones de Larrechea y Pizzurno. Entonces los testigos indicaron que los ejecutores fueron dos hombres en una moto y los apodos de los sindicados eran "Payo" o "Payito" y "Pechocho". Poco después del crimen, la casa y el auto de "Pechocho" fueron presa de la justicia popular.

Menos de dos meses más tarde, el miércoles 31 de octubre al filo de la medianoche, tres personas que descendieron de un Citroën C3 gris caminaron hasta una vivienda de Pizzurno al 1900 donde descargaron una ráfaga de disparos. Uno de los proyectiles impactó de lleno en la cabeza de Barrionuevo, que estaba junto a un amigo y falleció un día más tarde en el Heca.

Por el crimen de Barrionuevo fue detenido Maximiliano David "Taguali" L., de 22 años. El fiscal Spelta le imputó ser coautor de los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en calidad de coautor y portación ilegítima de arma de fuego de uso civil.

Tras la imputación, el acusado indicó no haber sido quien disparó y planteó que "Pechocho" y Joel "Macarrón" L. serían los homicidas. Los otros pasajeros del auto serían Axel G., conductor y supuesto líder de una banda violenta que actúa en esa zona de la ciudad; y Adrián G., su hermano. Los tres últimos se mantienen prófugos.

Largo historial

"Pechocho", de 19 años, tiene al menos cinco anotaciones en su prontuario. Dos robos cometidos el año pasado y tres este año; una causa por abuso de armas con la que baleó el frente de una casa en Esquivel al 1300 en abril; y los asesinatos de los primos Cóceres y Barrionuevo, por los que será imputado hoy en el Centro de Justicia Penal.

El lunes a la tarde efectivos de la Brigada de Homicidios de PDI al mando del comisario Diego Sánchez detuvieron a "Pechocho" en una casa de Convención y 24 de Septiembre, en Tablada. Estaba junto a su pareja y su pequeño hijo.

Una mujer allegada a "Pechocho" indicó que previo a las muertes achacadas al joven, ella había presentado denuncias contra familiares de los pibes asesinados y que tiene documentación que la respalda. Recordó además que algunos familiares de Barrionuevo fueron imputados por portación de armas una semana más tarde de la muerte del adolescente. También dijo que al momento de las muertes "Pechocho" no vivía con su núcleo familiar directo.

En ese orden la mujer sostuvo que intentó comunicarse con la Fiscalía, pero nunca recibió respuestas. También dejó entrever que el contexto en el que se produjeron las muertes es el de un territorio empiojado por la venta de drogas en la que también intervienen policías. Y que a los ya clásicos quioscos de drogas se le sumaron puntos de delivery en distintas esquinas de la zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});