Policiales

Buscaban a sicarios de dos crímenes y hallaron armas, drogas y vehículos

Fueron 14 allanamientos en los cuales fueron demoradas ocho personas. Buscaban a los asesinos de Ulises y Jonatan Funes.

Sábado 17 de Febrero de 2018

Pasó otra vez. Un operativo de magnitud en el que fuerzas de seguridad buscaban a sospechosos de homicidios resonantes no logró hallarlos y mucho menos detenerlos. Aunque en cambio logró el secuestro de armas, drogas y bienes costosos.

Ocurrió ayer cuando efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) realizaron 14 allanamientos en la zona sur de la ciudad ordenados por los fiscales Pablo Pinto y Florentino Malaponte. Los pesquisas iban detrás de los sicarios de los hermanos Ulises y Jonatan "Bam Bam" Funes, asesinados el 7 de enero y el 5 de febrero respectivamente en el marco de una guerra de bandas por el control del sudeste rosarino. Pero los uniformados no pudieron dar con los buscados, a quienes apodan "Cable" y "Jija", ambos ligados a la barra brava de Newell's y acusados como principales sospechosos de los homicidios. Tampoco hallaron a ningún otro de los muchachos mencionado en esos expedientes judiciales. Sin embargo lograron sacar de la calle 8 armas de fuego, municiones, alrededor de 400 gramos de cocaína de máxima pureza, un Audi A4, una camioneta Ford F100, una lancha y una moto de agua. Además hubo ocho demorados que quedaron a disposición del fiscal de Flagrancia Emiliano Ehret.

Órdenes y motivos

La mañana de viernes sacudió a la ciudad con otro operativo de envergadura como el realizado el 22 de mayo del año pasado cuando se realizaron 33 allanamientos por una causa judicial provincial por homicidio, asociación ilícita y abuso de armas ligada a hechos de violencia ocurridos en el último tiempo. O el del último 8 de enero cuando agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) de Santa Fe llevaron adelante al menos siete allanamientos y detuvieron a ocho personas en el marco de la investigación del asesinato de Alan Funes y la existencia de vínculos con el narcotráfico y otros homicidios.

Lo cierto es que ayer, efectivos de la PFA desembarcaron en las zona sur y sudoeste con 14 órdenes de allanamientos gestionadas por los fiscales Pablo Pinto y Florentino Malaponte en los expedientes judiciales en los que se investigan los asesinatos de dos de los hermanos Funes, una familia que está enfrentada a los Caminos que descienden de "Pimpi", el ex jefe de la barra brava leprosa asesinado en 2010.

Ulises Funes tenía 23 años y fue ejecutado a balazos la noche del domingo 7 de enero pasado en Garay al 1400, frente a un pasillo en el que vive su novia, en barrio La Lata. El muchacho era embarcado de la Marina Mercante y supuestamente fue asesinado por gente allegada a Alexis Caminos, el hijo de Roberto "Pimpi" Caminos, el ex líder de la barra brava rojinegra. En tanto Jonatan Funes, de 23 años y también conocido como "Bam Bam", fue emboscado el lunes 5 de febrero pasado el mediodía cuando salía de la cárcel de Piñero en un auto junto a una amiga. Juntos habían ido a visitar a sus hermanos presos: Alan y Lautaro "Lamparita" Funes. Entonces otro vehículo les cortó el paso y uno de sus ocupantes bajó y acribilló al joven sin herir a la chica, a la que amenazó diciéndole que la dejaba viva para que contara lo ocurrido.

¿Qué encontraron?

"Mirá, nosotros somos vecinos y no te podemos decir nada porque ustedes se van con nuestra historia de padecimientos y nosotros nos quedamos acá, viviendo en el barrio", comentó una joven vecina de Juan XXIII al 5300, en el barrio Triángulo y Moderno. La muchacha miraba desde la vereda cómo los uniformes negros de fajina de los federales entraban y salían del pasillo contiguo mientras una máquina motoniveladora trabajaba en las obras de reparación de la calle. "Por favor, pongan en el diario que hace como cinco meses que están con esta obra y no terminan más. Le viven pegando a los caños de agua y gas", se quejó la mujer.

En esa cuadra, en una vivienda de pasillo, se llevaron adelante los allanamientos de "mejor resultado". En una vivienda encontraron un mini arsenal compuesto por una pistola Pietro Bereta calibre 6.35, una pistola marca Maelli calibre 22, una pistola calibre 25, dos pistolas calibre 380, una escopeta 12.70, 22 cartuchos de escopeta y un silenciador. Además hallaron 340 gramos de cocaína "sin cortar", es decir es estado de máxima pureza, un tarro de creatina, una balanza, 98.900 pesos y 620 dolares en efectivo.

En una casa contigua, en un estacionamiento construido con bloques cuyo portón de ingreso da directamente a la cortada Zolá y fuertemente controlada por cámaras de videovigilancia, los federales incautaron un Audi A4 color negro, una vieja camioneta Ford F100, una lancha y una moto de agua.

"Cuando se ve un lugar como éste, lleno de cámaras, es obvio que están ocultando algo. Cuando se ingresó lo primero que le hicimos pelota fueron las cámaras", confió uno de los pocos uniformados que aceptó el convite del diálogo. Otro detalle que dejó el desembarco de las fuerzas federales en la zona sudoeste, fue que varios de los allanamientos se realizaron en jurisdicción de la comisaría 19ª, una dependencia de la policía provincial mencionada en los últimos años en varias investigaciones por narcocriminalidad.

Otro allanamiento positivo se dio en una vivienda de Batlle y Ordóñez al 600, en el barrio De la Carne, donde se incautaron una pistola marca Taurus Modelo PT-132, una pistola marca Bersa calibre 22, 73 municiones calibre 9 milímetros, un handy, 100 mil pesos y 8.100 dólares en efectivo.

Los operativos con resultado negativo se dieron en domicilios ubicados en pasaje Blanque 1200, 24 de Septiembre al 600, Colón al 3000, 24 de Septiembre y San Martín, Aborígenes Argentinos al 4900, Garibaldi al 4100 y al 5900, Basques al 5900, Rodríguez al 1600 y pasaje Morales al 5300.

Ninguno de los ocho demorados en el procedimiento quedaron bajo la tutela de los fiscales que ordenaron los allanamientos. Pero sí en la órbita del fiscal de Flagrancia en turno Emiliano Ehret, quien analizaba ayer si correspondía imputar, en libertad o no, a los demorados. Al menos dos de ellos fueron puestos a disposición de la Justicia Federal en turno por el hallazgo de la droga.

bajo custodia. El mejor resultado del operativo fue en un pasillo de Juan XXIII (Biedma) al 5300.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario