Policiales

Asesinan a un joven de cinco balazos en el barrio San Francisquito

Un joven de 24 años fue asesinado ayer a la tarde de cinco balazos en la esquina de Constitución y Dean Funes, en el corazón del barrio San Francisquito.

Miércoles 08 de Marzo de 2017

Un joven de 24 años fue asesinado ayer a la tarde de cinco balazos en la esquina de Constitución y Dean Funes, en el corazón del barrio San Francisquito, por un muchacho que estaba acompañado aparentemente por al menos un cómplice, según informaron la fiscal Georgina Pairola, un testigo y algunos vecinos a este diario.

Elías Galeano, que trabajaba en una rotisería de avenida Francia y Gálvez, había llegado ayer pasadas las 16 a su casa de Deán Funes 3650, donde vivía con su abuela Irma, y aparentemente guardó unos dólares que había cambiado para irse unos días a Chile, según confió una pariente. "Voy a tomar una Coca y vengo", le habría dicho a su abuela, antes de caminar con un amigo por Deán Funes hasta la placita que está en la ochava noreste de la esquina con Constitución, donde el homicida y su (o sus) acompañante (s) lo esperaban en las hamacas.

Aparentemente el homicida los siguió cuando ellos intentaron escapar por la placita, por la vereda de Constitución, donde Elías fue asesinado de cinco balazos, cuatro en la cabeza y uno en un brazo, según informó la fiscal Pairola luego de tomar testimonios en el barrio. "La víctima caminaba por Constitución con otro amigo y a la altura de la plaza el homicida le pegó cuatro tiros en el cráneo y uno en un brazo. El amigo no resultó herido y los atacantes se escaparon por Constitución, en un vehículo", abundó la fiscal en la esquina del crimen.

"Esto no sería un caso de drogas ni de barras, pero tenemos algunas hipótesis", agregó la fiscal en sintonía con algunos vecinos que, en voz baja primero y con mayor decisión después, aseguran que "había un problema con una chica". El grupo homicida, que conocía a la víctima, había estado sentado en las hamacas de las cuales la Policía de Investigaciones (PDI) tomó muestras.

Un Peugeot 504 blanco

En cambio, un testigo confió a este diario que "eran tres que salieron corriendo por Deán Funes. Decían que habían matado a uno y se fueron por Castellanos hasta Garay, donde los esperaba otro que manejaba un auto como ese (un Peugeot 504 blanco) con el paragolpes todo roto", antes de que un policía le pidiera amablemente que no diera datos de la causa.

Elías Galeano tenía una hija de 3 años, Gianela, "que ya se quedaba con él", confió una tía de la víctima, abrazada a una columna de la esquina del crimen para mantenerse en pie.

Un silencio más denso que la humedad de la tarde se abatía sobre las calles con mejorado de San Francisquito, donde puñados de vecinos miraban absortos en la esquina de la placita, que en realidad es una pequeña franja de terreno más olvidada que el barrio enclavado detrás del Mercado de Productores.

Elías fue asesinado de cinco balazos de una pistola 9 milímetros, pero el homicida disparó al menos ocho, según los cartelitos de las pericias sobre la vereda de tierra, debajo de una vieja mora salvaje, donde quedó una mancha de sangre de casi dos metros, que un muchacho en ojotas baldeaba con esfuerzo hacia la zanja, cuando caía la tarde en San Francisquito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS