Pandemia

Denuncian maltrato del director del cementerio La Piedad durante un sepelio

"Acá mando yo, vayan a otro lugar", habría vociferado el funcionario cuando los deudos reclamaron el panteón familiar.

Sábado 28 de Marzo de 2020

El director del cementerio La Piedad fue denunciado por abuso de autoridad luego de mantener un fuerte entredicho con familiares de una mujer fallecida, a quien no quería inhumar en medio de la pandemia. Los deudos manifestaron su asombro por el trato, "grosero, hostil e inhumano" del funcionario, en un incidente que hasta motivó la intervención de personal policial.

En medio de la cuarentena por la pandemia del coronavirus, la vida transcurre con situaciones y trámites tan dolorosos como la pérdida de un ser querido. Le tocó a Juan José Sauro, un hombre que el miércoles sufrió la muerte de su abuela María Esther Bichara, de 97 años.

Sin embargo, cuando Sauro se dispuso a realizar los trámites de rigor y transitaba la angustia lógica del momento, todo se trastocó al momento de ir al camposanto de Provincias Unidas al 3700, donde debía corroborar los datos de la parcela familiar que utilizaría para la inhumación para . El espacio había sido comprado por su abuelo, ya fallecido hace más de 60 años, y las tasas se pagaron rigurosamente hasta ahora.

"Surgió un problema porque no encontrábamos el título del nicho. Pero hice el trámite previo en el cementerio, donde me dijeron que fuera con uno de los titulares (un tío) y una copia de la denuncia de extravío. De esa manera se podía hacer la sepultura. A los dos segundos apareció el director y de mala manera nos dijo que sin el título no la íbamos a poder sepultar y menos en pleno aislamiento", relató Juan José.

Si bien el joven se presentó con su tío, uno de los titulares de la parcela, se constató que el DNI estaba mal cargado en el sistema de la necrópolis, algo que el funcionario nunca trató de subsanar, según denunció Sauro.

"El trato fue soberbio. Insistimos en que el error era de ellos, porque figuraba un DNI que empezaba con 40 millones y mi tío tiene más de 70 años, una cuestión imposible. Pagamos los impuestos rigurosamente, pero importó. «Acá no van a enterrar a nadie, mando yo y listo. Lo van a tener que arreglar cuando se levante la cuarentena del coronavirus», nos contestó de muy mala manera, con altanería".

En ese momento un empleado sugirió dejar el cuerpo en un nicho provisorio, por 60 días, hasta que se solucionara la desprolijidad administrativa. El joven entonces avisó a su madre, hija de la mujer fallecida, tíos, primos y familiares, y le pidió a la funeraria que realizara el cortejo y trasladara el cuerpo de su abuela al cementerio, a las 10.30. Con la pompa en la puerta, la hija insistió que se sepultarla a su madre en el panteón familiar.

Otra vez se presentó el titular del cementerio, identificado como Alberto Fiorino, y de mal modo trató de obstaculizar la inhumación. "Busquen un lugar porque acá no la van a enterrar", denunció Sauro que vociferó Fiorino. Y hasta llamó a la policía porque supuestamente había recibido amenazas, algo que no constató el personal actuante.

"Por suerte un delegado del cementerio, capataz de la cuadrilla de sepultureros que se llama Darío Cardozo, se dio cuenta y nos solucionó el problema, incluso la cuestión administrativa. Aunque atravesamos un momento de dolor, esto no lo vamos a tolerar. Este hombre no merece el lugar que ocupa", indicó indignado Juan José.

Luego de inhumar a su abuela, Sauro se dirigió a la comisaría 32º, donde dejó asentada la denuncia para que se investigue si la conducta del funcionario no configuró el delito de "abuso de autoridad".

Finalmente, algunos allegados dijeron que lo que debió haberse solucionado de la mejor manera y respetando el aislamiento, terminó en un problema innecesario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario