Pandemia

Coronavirus en Rosario: advierten que la segunda ola llegaría antes de lo previsto

El ex director del Pami Carlos Regazzoni hizo un llamado a las autoridades sanitarias para que inicien testeos masivos y se minimice la posibilidad de rebrote

Martes 15 de Diciembre de 2020

El ex director del Pami durante la gestión de Mauricio Macri, Carlos Regazzoni, resaltó este martes que la segunda ola de coronavirus podría llegar "antes de lo previsto" a Rosario, incluso con la duplicación de picos de contagios, e hizo un llamado a las autoridades sanitarias del país para que inicien testeos masivos para minimizar el impacto que podría producir un rebrote de la enfermedad.

En declaraciones al programa "Todos en la 8", el profesional de la salud se mostró muy crítico del manejo por parte del gobierno nacional de las estrategias para combatir el coronavirus y al ser consultado sobre la posibilidad de que se produzca una segunda ola estimó que la forma de atenuarla sería "aumentando los testeos masivamente y llevando adelante una campaña de vacunación adecuada, que va a llevar mucho tiempo", y aclaró que "si en Rosario se aumenta la la circulación aumentará el número de casos y más que antes, aumentándose además la velocidad de propagación".

También exdirector del Pami entre 2015 y 2017 trazó una proyección y resaltó que el pico de 1.375 casos en un día que mostró la ciudad en octubre "podría duplicarse (en la segunda ola) incluso antes de la llegad del invierno, porque además los casos que se detectan son un porcentaje de los casos reales, un tercio o una cuarta parte de los que realmente se detectan", al tiempo que subrayó que "el impacto lo vamos a ver sobre todo en la mortalidad".

Regazzoni aclaró que las experiencias de varios países del mundo demostraron que "el calor o las actividades al aire libre no disminuyeron los contagios, al menos no es lo que pasó en el Hemisferio Norte. En verano, con todo el mundo en la playa, con viento, al aire libre y al sol, aumentaron vertiginosamente los contagios"

carlos regazzoni.jpg

"Lo que va a ocurrir en Rosario es que si se aumenta la circulación aumentará el número de casos y más que antes. Se aumentará la velocidad de propagación de la pandemia con la que crecerá el número de casos. Además hay una falsa especulación con la vacuna. Si Argentina logra vacunar un millón de personas por semana, lo que sería una proeza, eso significa un promedio de 500 mil personas (son dos dosis) por mes. Eso significa 15 meses de programas de vacunación, dentro de los cuales habrá segundas, terceras y cuartas olas en algunos lugares. Además a Rosario no se la puede pensar aislada del resto de la provincia y del país, a menos que se la aísle efectivamente, cosa que va a ser imposible. Por eso mi recomendación es que empiecen a hacer testeos masivamente, que es lo que están haciendo los países desarrollados, porque será más sencilla la estrategia de vacunación y sabremos con más previsión por dónde está circulando el virus", desmenuzó el médico.

Controlar la circulación

"Cuando se relaja la circulación, los que más salen a la calle primero son los jóvenes, que son los que menos mortalidad tienen. Y eso termina impactando en la gente mayor. Pero una vez que el contagio es masivo también empieza a morir la gente joven", agregó.

Al ser informado que según los datos oficiales del municipio mostraban una tasa de positividad del 33 por ciento, Regazzoni fue contundente: "Están con la pandemia descontrolada. Eso significa que se está detectando mucho menos de lo que realmente está ocurriendo".

Además, explicó que en caso de haber una segunda ola, y si sigue relajándose la circulación, el virus encontrará a la gente más susceptible. "Por eso la gravedad de la segunda ola debería ser peor", expresó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario