paginasolidaria

Jóvenes construyeron un comedor para niños

Formaron el grupo Alquimistas, juntaron el dinero y levantaron las paredes de un salón en Villa Gobernador Gálvez.

Lunes 31 de Diciembre de 2018

"Fue un aprendizaje constante", reconocen dos integrantes de Alquimistas, un grupo de nueve amigos que se unió con el fin de construir un comedor en un barrio muy necesitado de Villa Gobernador Gálvez


"Nos conocimos en un curso de coaching", cuenta Regina Musumeci y allí surgió la idea de ayudar a Horacio Martínez, un pastor que abrió un merendero hace dos años ayudado por gente de su iglesia.

Pero, este funcionaba bajo un par de chapas, de allí que los Alquimistas decidieran construir un lugar donde se pueda cocinar y servir la comida.

Así surgió la idea y queda muy poco para concluir la obra de 60 metros cuadrados, que beneficiará a más de 100 chicos.

"Se armó una rueda de gente que quería colaborar, empresas que donaron materiales, y también hicimos de todo, desde rifas hasta venta de empanadas y eventos", cuenta Melina Huertas, otra de las integrantes de Alquimistas que a su vez, como es arquitecta, está dirigiendo la obra.

"No es fácil hacer un comedor en el medio de una villa" reconoce la joven que se emociona a hablar del proyecto que se pusieron al hombro.

"Colocamos ladrillos, techo, rejas alambrados, la conexión para los baños y la cocina y también pudimos cerrar todo con rejas", explica.

"El lugar queda en el barrio La Rana y cuando fuimos el merendero era unas cuantas chapas y una garrafa para cocinarle a 100 chicos que pasaban a retirar la ración correspondiente", cuentan quienes rápidamente vieron la necesidad de ayudar.

"El merendero se llama De mi barrio a las naciones, porque Horacio quiere, además de darles comida, poder hablar con ellos y mostrarles otros horizontes, otras oportunidades", describe Regina

Hasta el momento el equipo Alquimista lleva invertidos 400 mil pesos. "Pasamos momentos difíciles en los que pensamos en dejar todo esto porque nos faltaba plata y no podíamos más, pero entonces siempre aparecía algo y empezaba como una "catarata" de donaciones. Con este trabajo nos dimos cuenta de que hay gente muy buena", señalan las jóvenes orgullosas de la tarea que comenzaron.

Ahora lo que falta es una cocina, una heladera, un freezer, un termotanque eléctrico y el menaje de cocina para poder instalarla y que comience a funcionar.

Saber que se puede

Después de todo el camino recorrido las jóvenes manifiestan que nunca se imaginaron que se iban a embarcar en un proyecto semejante.

"Al principio no lo pensamos tanto. Lo vimos como algo distinto para hacer. Y a lo largo del tiempo nos fuimos dando cuenta de que a veces uno espera que las soluciones vengan de afuera: de los políticos, del Estado... Y nos dimos cuenta de que podíamos hacer algo si nos lo proponíamos. Nosotros no somos potentadas, ni mucho menos, pero con el esfuerzo de todos logramos cambiar una realidad necesaria para muchos chicos. Fue un gran aprendizaje", reconoce Melina.

"Y recibimos mucho, porque el agradecimiento de la gente es algo increíble y que te llena el alma" agrega Regina que cerrará el año con un saldo más que positivo. Ahora esperan poder empezar el 2019 para concluir el proyecto.

Para quienes deseen colaborar se pueden comunicar al teléfono 341-156101717 o a través de las redes sociales: www.facebook.com/alquimistasorg y en Instagram: alquimistasorg.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});