Central

Sufrir menos para gozar más

Bajar la cantidad de goles en contra es uno de los principales objetivos que se planteó el Patón Bauza, quien sostiene que si se reducen a la mitad el equipo podría estar entre los 10 primeros

Miércoles 22 de Agosto de 2018

Bajar la cantidad de goles en contra es uno de los principales objetivos que se planteó el Patón Bauza, quien sostiene que si se reducen a la mitad el equipo podría estar entre los 10 primeros

Hay muchas cosas que se pueden decir de este Central solitario líder de la Superliga. Que juega bien, regular o mal; que aburre; que ejecuta de manera brillante el rol que mejor le cabe, ya sea por el material con el que cuenta o por pura pretensión de su entrenador. Eso y mucho más. Lo que sí hay hoy en Arroyito es una clara idea que tiene que ver con los goles en contra. Puede resultar tediosa la insistencia sobre el tema, pero es algo que el propio Bauza instaló ni bien se hizo cargo del equipo. Su discurso fue (y es) "bajar" esa marca, lo que indefectiblemente debería llevar al equipo a mejorar la 20º posición en la que quedó en el torneo anterior. Es un análisis casi matemático lo que hace el técnico canalla. Es una forma de pensar que no está ni bien ni mal, sino que es eso, un razonamiento propio, que dicho sea de paso encuentra mucha lógica y sustento teniendo en cuenta los números que quedaron expuestos en el final del año futbolístico anterior. Con ese antecedente, bajar considerablemente los goles en contra implicará una mejor performance.

La idea de Bauza es totalmente clara. La referencia y fundamenta cada vez que enfrenta un micrófono, pero no es un convencimiento de la boca para afuera, sino que es lo que realmente piensa. En charlas con gente de su círculo íntimo habla de lo mismo. Lo del Patón es prácticamente una ecuación matemática. Considera, según sus allegados, que "bajando a la mitad" la cantidad de goles recibidos, el equipo indefectiblemente "debiera estar entre los 10 primeros" y a partir de ahí "todo lo que se pueda mejorar" implicará "subir" escalón por escalón, con serias posibilidades de meterse "entre los cinco primeros".

"A cada rato el Patón hace referencia a eso. Uno lo puede consultar sobre cómo ve al equipo o qué tipo de evolución nota o cree necesaria, pero el análisis de los goles en contra es recurrente. Mucho de lo que analiza lo hace desde ese punto de vista", coincidieron varias de las fuentes que tienen un contacto diario con el DT.

Si bien se trata de un pensamiento lógico, que cualquiera podría hacer, nada mejor que ver qué tipo de amparo entregan los números. Y para eso nada mejor que repasar lo ocurrido en la pasada temporada, cuando los 10 mejores equipos tuvieron una cantidad mucho menor de goles en contra (ver tabla de posiciones). Hubo algunas excepciones, como Racing (7º, con 32 goles) y Defensa y Justicia (9º, con 34), en los que obviamente aparecieron delanteras realmente efectivas, pero el resto se mantuvo en un rango de los 20 a los 25 o 26 goles en contra.

Bauza indudablemente aspira a eso. Su gran anhelo es (y lo sigue siendo) ordenar defensivamente a un equipo que no muestre a menudo signos de vulnerabilidad, algo que no lo obligue a redoblar esfuerzos de mitad de cancha hacia adelante. Los números de la Superliga anterior le dan la derecha. Si Central (o cualquier otro equipo) logra eso de cerrar el arco, al menos en la magnitud que su orden y concentración se lo permitan, seguramente dará un paso adelante, aunque se trate de sólo una parte de la tarea.

Es que después de alcanzar ese objetivo habrá otro no menos importante, que tiene que ver con la eficacia de equipo en el arco de enfrente. Para ello el comportamiento colectivo siempre será lo primordial, aunque ese es un terreno en el que los rendimientos individuales juegan también un rol preponderante.

Y esto no incluye la valoración de si Central se está defendiendo bien o mal, si las cosas están saliendo de acuerdo a lo que su técnico pretende. De hecho contra Banfield se vio una versión mucho más sólida de lo que fue la puesta en escena en Córdoba, ante un Talleres que durante gran parte del partido le manejó la pelota y le generó varias situaciones, varias de ellas, es cierto, con remates de afuera del área. Eso es algo sobre lo que el entrenador sin dudas deberá seguir trabajando.

Hoy Central puede ofrecer poco en ofensiva o carecer de un volumen de juego que le permita ser más agresivo para no someterse al dominio del equipo rival, pero con lo escaso que pueda mostrar en ese aspecto le alcanza para mirar la tabla y darse cuenta de que es tan importante hacer goles como mantener la valla invicta.

Se insiste, no es tema del que se habla por capricho, sino que es algo que Bauza instaló desde el momento en que volvió a poner un pie en Arroyito. Y desde ese día trabajó bajo un lema claro: bajar la cantidad de goles en contra. Pasadas las dos primeras fechas del torneo al equipo no le convirtieron y es uno de los principales argumentos de por qué el equipo está arriba. De mantenerlo, el Patón podrá comprobar que no ser fácilmente vulnerable implicará un crecimiento, en definitiva que a menor sufrimiento, mayor goce.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario