Central

Papelón canalla en el debut de Ferrari como director técnico de Central

Central no puede asomar la cabeza de la crisis y ayer quedó eliminado en el estreno de la Copa Argentina, torneo que había ganado en diciembre pasado. Ya sin Bauza, el equipo que inició el ciclo de Ferrari recibió un golpe durísimo.

Miércoles 27 de Febrero de 2019

Del Central campeón, sólo el nombre. Los protagonistas fueron otros, como también el técnico. El rival, que también se presentaba como débil, no fue aquel del comienzo del camino que hace poco le devolvió al hincha canalla la alegría de la conquista de un título. En realidad, nada fue de aquel que se consagró hace unos pocos meses. Aunque sí está presente un remanente, un proceso en caída que había tapado aquel logro desde los doce pasos.

El canalla disfrutó las mieles del éxito en gran parte por puntería en los penales, los mismos que ayer lo dejaron afuera en la presentación doble que, también por ello, deja más tela para cortar. Y que haya sido un Sol de Mayo que no podía ni calentarlo el que lo dejó afuera encendió todas las alarmas que faltaban: mal en la Superliga en puntos y promedio, sobre todo a futuro, mal porque cambió de repente y sin pensarlo demasiado, mal porque no asoman nombres propios para volver a ser, al menos, parte de aquel. Que el campeón dejara en primera instancia la Copa Argentina es preocupante. Entonces, no hay que tapar el sol con una sola mano.

Por lo general, los resultados son consecuencia de algo, de poco, de mucho. Claro, no quiere decir que todo es culpa de que ayer Central se subió de repente a una Ferrari y la hiciera chocar en la primera curva. Todo conducía a que con el team del Patón Edgardo Bauza sucediera lo mismo, al menos por lo que se veía en los últimos terrenos que había pisado.

Embed

Anoche se despistó de entrada. Cuando parecía que podía ser el partido tranquilo para el debut de Paulo Ferrari como entrenador absoluto, porque ni en inferiores dirigió. Tenía la chance, pero el fútbol tiene estas cosas de que el chico se agranda cuando los grandes no demuestran serlo.

Claro que también al ser más grande, por jugar en primera, los equipos tienen un plus. Central lo demostró en una ráfaga. Con un 9 (Riaño) atento a sacarse de encima la mufa de no convertir. Lo hizo por partida doble. Y también porque apareció Herrera, un especialista copero. Esta vez sin ser egoísta. Claro, que también puede fallar, como sucedió al estrellar su remate de penal en el travesaño.

No era el mismo Central campeón porque los jugadores fueron distintos, en su mayoría. Seguramente hoy todos estarán puteando por guardar a los titulares para la Superliga. Claro, hay que mirar a una tabla peligrosa, la que se puso así porque el canalla anduvo de copas y descuidó el torneo para el que hoy cuidó protagonistas.

El Loncho asumió el riesgo. Les dijo sí a los dirigentes que lo proyectaron como entrenador sin siquiera verlo en un partido por los puntos. Confiaron en reeditar lo del Chacho Coudet, pero de inicio al menos no les salió. Tal vez si ganaba por penales...

Lo cierto es que este Central no pudo encauzar el camino ni desde el punto penal. Ni Jeremías Ledesma logró hacerse gigante para atajar uno como parecía costumbre en la Copa pasada. El auriazul se despistó hace 7 fechas en la Superliga, y no por su nueva Ferrari.

Tal vez este mal de hoy sea un tranquilizador para mañana. Un torneo menos en el que poner la cabeza descuidando el que realmente importa, si total de este ya fue campeón. Igual, tiene otro extra en poco tiempo con Boca en el horizonte. Al que deberá atender sin preservar tanto como ayer y llegar mejor parado de lo que está hoy.

La realidad marca que tienen cinco etapas para llegar al destino intermedio, del que partirá mirando siempre a la tabla de la salvación, encima con la doble competencia de una Copa Libertadores a la que no podrá darle la atención ideal.

Claro, el hincha siempre quiere más y no se conforma. Menos cuando ve lo que pasó anoche en cancha de Colón. En el juego de mayoría de suplentes que demostraron por qué lo son. Que un simple querendón Sol de Mayo lo obnubiló con algunos rayos y terminó de dejar expuesto que todo lo que viene pasando Central no se tapa con una mano nueva.

Ahora todo apunta al juego del sábado por la tarde ante el Pirata en el Gigante, al que Ferrari calificó como "una final".

Nueve partidos oficiales sin victorias

Central hace nueve partidos oficiales que no logra imponerse en los 90 minutos, entre Copa Argentina y Superliga. La última victoria fue el 27 de noviembre de 2018, en el triunfo 1 a 0 ante San Martín (SJ), con gol de Alfonso Parot, por la Superliga. Fueron 5 empates y 4 derrotas. En tanto, en sus estrenos en las 10 ediciones de la Copa Argentina, Central logró avanzar de fase en 8 oportunidades y sólo quedó afuera dos veces: con Central Córdoba (2012/2013) y ayer con Sol de Mayo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});