Ovación

"Nos mirábamos y no podíamos creer dónde estábamos"

La rosarina que juega para Italia contó cómo vivió el debut y la sorpresa que dieron al vencer a China. Hoy van ante Corea y tienen la ilusión de seguir haciendo historia.

Viernes 27 de Julio de 2018

Aún dentro de un Mundial hay muchos mundiales. Cada uno juega el suyo y cada logro (o no) se dimensiona en base a una realidad. Italia (17ª del ránking) volvió a un Mundial tras 42 años y dio el gran golpe en la 1ª fecha al vencer a China por 3 a 0. Como fue el Mundial de fútbol de Rusia, lleno de sorpresas, el de hockey, en Londres, no quiere ser menos. Cada jornada regaló la suya. Giuliana Ruggieri, la única jugadora rosarina que disputa la Copa del Mundo y que lo hace con la camiseta de la Azzurra, fue parte de esa sorpresa, protagonista, poniéndole incluso el broche perfecto a ese partido, el tercer gol. Hoy Italia enfrentará a Corea, desde las 16 (Espn Play) y si gana se asegurará al menos un partido más para ir en busca de los cuartos de final, lo que haría esta estadía por el Reino Unido, aún más espectacular. Ayer, inmediatamente a terminar la sesión de kinesiología, Ruggieri, delantera de Gimnasia y Esgrima Rosario, atendió a Ovación y dio cuenta de cómo están viviendo esta mini revolución italiana, en un equipo que tiene mayoría de argentinas (son 10). Sobre laincredulidad que aún causa la dimensión del asunto, La Chula dijo que el domingo en el debut, "nos mirábamos y no podíamos creer dónde estábamos" y rememoró esas escenas donde empezó a construir su sueño: "De chica me levantaba a la madrugada a ver los partidos de los mundiales o los Juegos Olímpicos, hoy estoy jugando un Mundial". Cuando se le preguntó si era cierto que no tuvo chances en la selección argentina por su estatura, se rió y lo confirmó. Aunque aquello no fue impedimento de nada. Vive el hoy. Y el hoy es Corea: "No pensamos en otra cosa que no sea en ganar (...) Ojalá se nos dé todo bien", tiró.

¿Cómo transcurrió la semana después de lo que fueron la euforia y la emoción del debut del domingo con ese triunfo ante China? ¿Cómo hicieron para que eso juegue ahora a favor y no en contra?
El domingo teníamos una euforia tan grande que estábamos todas pasadas de rosca, imaginate. Pero ya el lunes bajamos, de hecho los entrenadores nos hicieron bajar porque sí, claramente no ganamos nada. Sí fue un resultado excelente el que tuvimos pero todavía no estamos clasificadas a cuartos de final ni mucho menos, hay que ganar sí o sí mañana (por hoy) para estar tranquilas, pero obviamente que el empate también nos puede llegar a servir. Aunque no estamos pensando en eso, nuestro objetivo mañana (por hoy) es ganar y asegurarnos pelear por la clasificación. El lunes fue día libre y aprovechamos a pasear con las familias, después ya entrenamos y desde el inicio de la semana estamos analizando a Corea.
China es un equipo con mucha experiencia en estos torneos, ¿a ustedes la victoria las sorprendió como al afuera o internamente sentían que podían ganarle?
Sabíamos que era un partido difícil pero tampoco imposible, quizás lo que nunca nos hubiésemos imaginado era un 3 a 0. No sé si nos sorprendió pero teníamos chances de ganar y eso internamente lo sabíamos. También teníamos en claro que iba a ser durísimo. Tuvimos muchos encuentros contra China y los mejores resultados para nosotras habían sido empates. Así que esto obviamente fue histórico.
Cuando empezaron las concentraciones este año dijiste que era un sueño jugar un Mundial, ahora no sólo lo estás jugando sino que además convertiste un gol en el primer partido, ¿son sensaciones que se pueden describir?
Con las chicas nos mirábamos y decíamos 'no podemos creer donde estamos', de hecho mientras cantábamos el himno se nos caían las lágrimas, no nos salían las palabras, nunca me había pasado. A ver, siempre uno se emociona en el himno, pero nunca me había pasado así, tan fuerte, era increíble. Le decía a mis amigas y a mi familia, 'pensar que cuando era chica me levantaba a la madrugada a ver los partidos de los mundiales o Juegos Olímpicos y hoy estoy jugando un Mundial'. No sé, no sé, no sé (Risas). Emociona con sólo decirlo. Y la sensación, el gol... Lo grité con una euforia que se nota hasta en las imágenes. Venía con el arco un poco cerrado y de repente se me abrió en el primer partido del Mundial. Sentí felicidad plena.
¿Se dieron cuenta de la repercusión que tomó el triunfo de Italia? Más allá de estar pendiente de Las Leonas hubo mucha gente viendo al "otro equipo" de argentinas.
Vimos que hubo bastante repercusión, muchos medios sacaron notas, incluso los noticieros de televisión. Está bueno que nos sigan de Argentina y en Italia estuvo bastante bien también. El hockey no es popular en Italia como sí lo es en Argentina, pero de a poco se está haciendo más conocido, se está incentivando a los más chicos. Hubo mucha repercusión con este resultado, fue algo atípico un 3 a 0 contra China. Así que estamos dando un poquito de qué hablar.
Te acompaña la familia en Londres, ¿eso hace aún más especial este Mundial? ¿Los dejaste sacar los pasajes con tiempo?
Mi familia llegó el 20, que estén acá conmigo compartiendo esto es increíble, gracias a Dios me acompañan siempre, están en todos lados, tanto en el club como en el seleccionado. Si no venía mi viejo, venía mi vieja. Pero por suerte pudieron venir todos. Sacaron el pasaje medio a último momento, yo les decía que esperemos la lista, era una incertidumbre, pero ya después, un mes antes de que la dieran decidieron sacar el pasaje y venir a recorrer, pasara lo que pasara. Si yo quedaba en la lista se venían para Londres y sino seguíamos todos paseando. Por suerte salió redondito y estamos acá juntos viviendo el Mundial. Están mi mamá, mi papá, mis hermanos, mi tía, mi primo y una de mis amigas de Taburiente (club español en el que jugó en la última temporada).
¿Es cierto que en la selección argentina no tuviste chances por ser petisa (1,56 metro)? Parece que a Majo Granatto alguna vez le dijeron lo mismo y hoy la rompe en Las Leonas.
Me hacés reir, no sabía lo de Majo... Estuve en concentraciones regionales, pero sí... En ese momento, a las que yo iba con unos 18 años, las conducía Michel Ocaña Zahler. Cuando a fines de 2011 me escribió Fernando Ferrara (entonces DT de Italia) para convocarme a la concentración previa al preolímpico de India hablé con Michel y le conté de la propuesta, le pregunté qué opinaba. En ese momento estaba (Carlos) El Chapa Retegui como entrenador de Las Leonas y sí, era real, él ya me había visto jugar pero no me llamaba porque no tenía una estatura para jugar en la selección argentina. Fue ahí que dije «chau, basta, no espero nada más». Y en el 2012 arranqué con Italia.
Si le ganan a Corea quedarán muy cerquita de cuartos de final, ¿cómo están ante esa situación?
Obviamente que estamos con muchas ganas, no se nos pasa por la cabeza otra posibilidad más que ganar, somos conscientes que va a ser muy duro, físicamente sobre todo y porque además Corea se juega todo (viene de perder con Holanda 7 a 0). Pero estamos tranquilas, con la confianza alta, y con muchas ganas de dejar todo. Ojalá se nos dé para bien.
¿Es inevitable pensar en Holanda, aunque sea el rival de la última fecha? ¿Qué se imagina de un partido así, ante el favorito y mejor equipo del mundo en la zona de Uds?
Holanda es de otro planeta, la velocidad y la técnica que tienen son terribles, son monstruos. Claro que se piensa en ese partido, no vamos a hacer lo de Corea de salir a presionar, no creo que se plantee eso, veremos qué pide el entrenador después pero ya te aseguro que no. Tuve la suerte de jugar contra Holanda en 2015 en la Liga Mundial de Amberes, perdimos 9 a 0 (risas). Pero es una experiencia tremenda enfrentarte con la máxima potencia mundial, las ves jugar y te dan ganas de aplaudirlas. Aunque bueno, nos vamos a enfrentar adentro de la cancha y vamos a hacerle frente. Siempre pienso que sus jugadoras tienen dos piernas, dos brazos y una cabeza para pensar, igual que todas nosotras. Nos vamos a plantar ahí y haremos lo mejor posible.
Italia vive su Mundial, pero con tantas argentinas, ¿se dan tiempo de mirar a Las Leonas?
Miramos todos los partidos del Mundial cuando estamos en el hotel. Ayer (por el miércoles), por ejemplo, pudimos ver Inglaterra con EEUU en el estadio. Y sí, hablamos entre nosotras, por ahí hay algún comentario «mirá esto qué bien o qué mal», pero no opinamos mucho más. Estamos muy metidas en lo nuestro y en lo que tenemos que hacer. Esa es la verdad.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario