Newell's

Newell's tiene la obligación de recuperar el juego

En las dos últimas fechas los rojinegros perdieron consistencia en el eje central del equipo.

Miércoles 06 de Noviembre de 2019

Newell’s entró en un tobogán de rendimiento en los últimos dos partidos, en los que las derrotas ante Gimnasia (0-4) y Talleres (0-1) fueron obra de la causalidad y no de la casualidad. Los rojinegros en los compromisos ante el Lobo y la T hicieron todo mal atrás, no encontraron la pelota en el medio, siempre perdieron las marcas y arriba casi no patearon al arco.

Un cóctel que no podía tener otro saldo que dos cachetazos muy duros. Pero a la hora de analizar las causas de este bajón, hay que ponerle el resaltador a la columna vertebral del equipo, que está integrada por mayoría de jugadores experimentados y que evidentemente se resquebrajó en cuanto a los rendimientos individuales. Por ello Frank Kudelka deberá volver a apuntalar la estructura colectiva, ya sea ratificando la confianza de sus principales espadas o bien intentando alguna variante en esa zona neurálgica de la cancha.

   En este esqueleto del equipo hay que mencionar a los zagueros Cristian Lema y Santiago Gentiletti, al volante de contención Julián Fernández, a los talentosos Maxi Rodríguez y Mauro Formica y al delantero Lucas Albertengo. Estos futbolistas fueron los que sostuvieron al resto en el gran inicio de torneo que hizo el equipo de Kudelka, pero en los últimos dos compromisos los jugadores neurálgicos bajaron considerablemente su nivel y arrastraron al resto al pozo futbolístico.

   Por eso se impone una reacción anímica y futbolística el domingo ante Defensa y Justicia en el Coloso, cuando sumar de a tres será indispensable para no arrimarse más todavía a la zona roja de los promedios.

   De atrás para adelante hay que decir que Lema y Gentiletti, que eran los sólidos soportes de la estructura defensiva, jugaron de manera deficiente tanto en la goleada que le propinó Gimnasia como en la Docta. Es más, ambos estuvieron en la foto de la mayoría de los goles que recibió Newell’s tomando decisiones desacertadas o fallando en la marca. Por eso deben recuperar la compostura cuanto antes. El último domingo ante Talleres fue el banco el zaguero Fabricio Fontanini, aunque será Kudelka el que definirá si ratifica a los centrales que vienen siendo titulares o hace algún retoque.

   Mientras que en la mitad de la cancha Julián Fernández fue el motorcito incansable de las primeras fechas, siempre actuando de volante tapón. Pero ante Talleres Fernández fue volante por derecha, tuvo un partido apenas discreto, y lo suplantó en el medio Villarruel. Habrá que ver si Kudelka frente a Defensa y Justicia vuelve a poner a Fernández de cinco, que es el lugar donde más rinde.

   Y en cuanto al bajón en la generación de juego incidió el escaso aporte de los dos futbolistas fuera de serie que tiene Newell’s. Porque Maxi Rodríguez tuvo escasa participación en los dos últimos cotejos y le costó producir situaciones de riesgo. Mientras que Formica, que jugó el segundo tiempo ante el Lobo y fue titular contra Talleres, evidentemente está buscando su mejor forma física y futbolística tras superar una lesión de rodilla. El Gato es vital para el protagonismo con pelota que pregona Kudelka. Hay que mencionar que uno de los futbolistas del plantel con características similares Formica es el pibe Nicolás Castro. Igual habrá que ver como rearma Kudelka la faceta ofensiva del equipo.

   Mientras que arriba, Albertengo arrancó el torneo en llamas, filoso, atrevido y hasta goleador. Pero en las últimas presentaciones fue intrascendente, no aguantó la pelota y en la que le quedó servida para definir ante Talleres el arquero Herrera le ganó el duelo en el mano a mano. Entonces no sería extraño que Rodrigo Salinas ingrese como centrodelantero.

   Pero más allá de si hay cambios nominales o no en el equipo, el escenario impone un fortalecimiento del eje medio desde la defensa hasta el ataque. Porque sólo esta recuperación de solidez estructural hará que el resto acompañe la levantada. Newell’s necesita ponerse de pie.

Aguerre, otra voz de mando

El otro integrante de la columna vertebral leprosa es el arquero Alan Aguerre. Ante Gimnasia entró en la confusión generalizada del resto del equipo, pero frente a Talleres tuvo un rendimiento aceptable e incluso le atajó un penal al delantero Nahuel Bustos, cuando el cotejo en Córdoba todavía estaba 0 a 0. Aguerre también debe apuntar al resto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario