Ovación

Newell's bajó a Vélez en Liniers con gran actuación de Boghossian y ya es candidato

Newell’s se posicionó definitivamente como candidato a pelear el título. Y lo hizo gracias a los goles de Joaquín Boghossian. El delantero rescató al equipo y el equipo lo elevó a la estatura de figura indiscutible en el triunfo 2 a 1 frente a Vélez. Actuaron como almas complementarias. Se necesitaron y se potenciaron. Aunque el mayor mérito le cabe al delantero uruguayo. Porque a Newell’s le hubiera sido imposible sacar adelante el partido de anoche sin las apariciones relampagueantes del delantero.

Domingo 25 de Octubre de 2009

Newell’s se posicionó definitivamente como candidato a pelear el título. Y lo hizo gracias a los goles de Joaquín Boghossian. El delantero rescató al equipo y el equipo lo elevó a la estatura de figura indiscutible en el triunfo 2 a 1 frente a Vélez. Actuaron como almas complementarias. Se necesitaron y se potenciaron. Aunque el mayor mérito le cabe al delantero uruguayo. Porque a Newell’s le hubiera sido imposible sacar adelante el partido de anoche sin las apariciones relampagueantes del delantero. Sólo un goleador de raza puede ponerle la cabeza y el pie a la adversidad para decir presente en el instante en que la incertidumbre parecía envolverlo.

Por eso la victoria de Newell’s fue tan alta en emotividad como la estatura de Boghossian. Tan oportuna como las conquistas del uruguayo y tan merecida como los aplausos que les dispensaron los hinchas para despedir al lungo en el final.

El arranque de Newell’s fue tan promisorio que contradijo esa creencia de los últimos tiempos que dice que siempre se juega como quiere Vélez. Es cierto que Newell’s no hizo lo que quiso, pero en varios pasajes tuvo la virtud de plantear un partido de acuerdo a su conveniencia. Utilizó la estrategia de esperar y aprovechar las grietas que dejaban el medio y la defensa de su rival. Así llegaron tres jugadas para los rojinegros y todas se iniciaron por el costado de Papa. Se lo perdieron Mateo y Sánchez Prette en la boca del arco de Montoya con dos cabezazos. También el ex Huracán desperdició con un remate a las manos de Montoya una penetración por la derecha.

Newell’s era el propietario de las oportunidades más claras, mientras que Vélez tenía reservado el manejo de la pelota. Y a partir de esa posesión insistente empezó a minarle el terreno que Newell’s había recorrido con aciertos. Para eso Somoza debió acomodarse y Moralez encontró el negocio para sus apariciones por el lado en el que se movía Insaurralde. Newell’s ya no tenía todo controlado. Al contrario. Cada vez estaba más complicado. El dique de contención que funcionó al principio mostraba filtraciones y por una de ellas apareció Cristaldo para aprovechar un quedo de la defensa rojinegra y marcar el primero.

Todo lo que Newell’s había construido con esmero se le cayó por su ineficacia para transformar en goles sus maniobras de peligro.

Ya fue otro cantar el segundo tiempo. Porque Newell’s jugó movilizado por la necesidad y con poco margen de error. Sensini (expulsado a los 9 minutos) entendió que el equipo debía reconvertirse y reacomodó algunas piezas. Sacó a Machuca y puso a Formica. Pero ese cambio nominal retrasó a Roselli y Vangioni a la zona defensiva. Sánchez Prette quedó como volante por la derecha y el Gato deambuló con libertad.

Así como Vélez encontró la diferencia cuando menos lo merecía, Newell’s empató cuando se sospechaba que lo peor estaba por venir. El gol de Boghossian llegó en el momento justo. Porque desactivó la desesperación y activó el botón de la confianza. El uruguayo se transformó en un dolor de cabeza para Domínguez y Otamendi. Iba a todas y exigía. Montoya respondió ante un disparo de Sánchez Prette y Boghossian también lo tuvo con un remate cruzado.

Newell’s le rodeaba la manzana con su ímpetu y por la presencia de su goleador. Llegó ese pelotazo largo de Achucarro que encontró a Boghossian con los ojos abiertos para definir luego de eludir a Montoya. Fue la rúbrica a una actuación consagratoria para el delantero. Porque a partir de eso el equipo se sintió ganador y supo que estos tres puntos son el punto de partida para avisarle al fútbol argentino que es tan candidato al título como San Lorenzo, Estudiantes, Vélez o cualquiera que quiera inmiscuir sus narices en la pulseada final. l



 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario