Central

Los errores, un gran indicador

El canalla tuvo fallas impropias de un equipo de alta competencia.

Lunes 23 de Abril de 2018

Si es cierto que de los errores se aprende, Central se llevó desde el Gigante un tomo completo al cual meterle algo de lectura. El principal déficit del equipo estuvo, tal como lo dijo Leo Fernández más tarde en conferencia de prensa, en la incapacidad para mantener la pelota, lo que hizo mella en el juego. Es que si el balón está permanentemente en poder del rival, la generación siempre va a ser más difícil. Más allá de eso, el equipo ayer cometió, tanto desde lo grupal como desde lo colectivo, una serie de errores de principiantes.

Uno de los jugadores más resistidos durante el primer tiempo fue Parot, a quien más de una vez le hicieron el 2-1. El reclamo de los hinchas era instantáneo hacia el defensor porque un volante llegaba por sorpresa sobre su sector, pero no era función del chileno dejar la marca con la que había cerrado. Era lectura obligada del volante que tenía delante suyo, en este caso José Luis Fernández, retroceder unos metros y darle una mano. Una vez puede pasar, ahora si la situación se repite la falla se potencia. Y eso pasó varias veces.

Jeremías Ledesma es un arquero al que le cuesta con los pies. Primero quiso jugarla a un toque hacia Martínez y el balón se le fue afuera. A los pocos minutos, desde un saque de meta, la puso directamente al lateral. La misma situación se dio apenas un minuto más tarde. La lógica indicaba ahora acertarle a la cancha, poniendo el bochazo aunque sea en el centro para que Ruben y Zampedri vayan a pelearla con los zagueros rivales. El uno hizo lo mismo y la pelota se fue directamente al lateral.

Justamente Ruben y Zampedri fueron los protagonistas de una jugada en la que hubo un claro error de lectura. En medio de un desborde con pelota dominada, el manual indica que cada uno busque una alternativa diferente. Pero no, sucedió lo contrario. Así, cuando Ferrari llegó hasta el fondo y tuvo que servir el centro jamás se percató de que ambos delanteros iban a tirar la diagonal hacia atrás. El Loncho seguro imaginó que al menos uno pudiera meterse entre los centrales. A ese lugar fue el pase, que quedó a una distancia enorme de donde habían quedado los delanteros.

Otra. Puede que haya un convencimiento de parte del equipo para ir en busca de una pelota detenida, pero con el partido empatado es inadmisible que de un córner a favor el rival pueda meter una contra y poner tres jugadores en zona de definición contra dos que defiendan.

No mejor fue el yerro de Maxi González en el inicio de la jugada que desembocó en el segundo gol. La lentitud del volante a la hora de despejar no tuvo ni siquiera el aviso de apoyo de parte de un compañero para indicarle que detrás suyo había un jugador rival.

Algunas tuvieron implicancia directa en el resultado. Otras no, pero igual merecen ser resaltadas como fallas dentro de un combo impropio de un equipo de élite.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario