Ovación

La relación, por ahora, se cortó

Martes 27 de Agosto de 2019

Todo se quebró. No hay relación —al menos hasta ahora— entre directivos y jugadores. A tal punto que en la reunión de ayer las partes se juntaron con los representantes de Agremiados de manera separada. Primero los del gremio lo hicieron con los dirigentes, luego con los futbolistas, otra vez con los directivos y nuevamente con los jugadores. Todo un síntoma de crisis intensa entre las partes y para nada saludable teniendo en cuenta lo que se juega el canalla esta temporada.

Los contratos firmados deben respetarse. No hay ninguna duda al respecto. La responsabilidad en gran parte pasa por los que aceptaron esos acuerdos (los directivos) y que hoy resultan onerosos. Como por ejemplo afrontar los premios por la participación en la Copa Libertadores, que fue dejada de lado por determinaciones insólitas del cuerpo técnico (jugar con equipo alternativo y después con el principal).

Central fue eliminado rápidamente y se perdió la chance de seguir recibiendo dólares por no haber clasificado. A la vez, se quedó sin saldo en su cuenta para refuerzos y se endeudó sobre manera. Encima no vende y ahora tiene que hacerlo de urgencia sólo para afrontar los compromisos económicos que tiene. El conflicto le estalló en parte con la determinación del plantel de no concentrar el fin de semana pasado y ahora "con los cheques que recibirán por el sueldo de julio, además de percibir en breve la primera cuota de los premios de la Copa", según le confiaron ayer a Ovación, el panorama parece haberse calmado.

Lo cierto es que la relación se cortó más allá de los intentos que haya por disimularla. Hay una herida profunda que se abrió y que es difícil sanar, pero lo más preocupante es que hay un club que se juega la permanencia en la máxima categoría. ¿Cómo convivirán con esta diferencia? Eso es algo que tendrán que fingir para que no se resienta la cosecha de puntos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario