Ovación

La misión argentina

El cine El Cairo proyecta hoy el documental “84 horas de Nürburgring”, la hazaña del cuarto puesto de una cupé Torino, en Alemania en 1969. Una carrera perdida por “culpa” del ruido.

Jueves 14 de Mayo de 2015

El ruido fue el culpable de que Torino no ganara en 1969 las "84 horas de Nürburgring", en Alemania. Ese año, el del Cordobazo y el de la llegada del hombre a la Luna, tres "Toros" cupé 380W representaron a Argentina en la carrera de resistencia, exclusiva para autos de turismo y con reglamento prusiano. Fue toda una hazaña para el automovilismo y la industria nacional que los había creado en plena resistencia industrial contra el gobierno de facto de Juan Carlos Onganía.

Impulsados por el quíntuple campeón mundial de automovilismo Juan Manuel Fangio y con Oreste Berta como director técnico, un grupo de pilotos corrió el último modelo que había salido de la fábrica cordobesa Industrias Kaiser Argentina (IKA). Dos de las unidades quedaron en el camino, pero una siguió en carrera para sorpresa europea. En la hora 80, con menos de veinte coches sobre la traza, el caño de escape del Torino 3, con Eduardo Copello al volante, se averió. Se le advirtió al equipo argentino que debía reparar el vehículo porque excedía el límite de sonoridad permitida. Por reglamento sólo el piloto podía hacer de mecánico. Se reparó la falla, pero el triunfo fue imposible. El ruido desplazó a Argentina al cuarto lugar de la carrera.

Esa aventura quedó recientemente plasmada en "La misión argentina", un documental que hoy se proyectará a las 20.30 en el cine El Cairo (Santa Fe 1120), con entrada libre y gratuita. En la premiere estará el director rosarino Adrián Jaime, creador también del documental "Tosco, grito de piedra" (1998), ex dirigente sindical, quien advirtió: "Los fierreros son muy sensibles a esta historia pero los no fierreros también se emocionarán porque es un fresco histórico del país. Trabajé en esta historia por diez años y el filme tiene muy buena documentación visual, sonora y entrevistas, y lo digo porque así lo rescataron Berta, mecánicos y pilotos de Córdoba, cuna de IKA y del Torino".

Nürburgring es el autódromo donde corrió la Fórmula 1 por última vez en 2013. Conocido como el "Infierno verde" por su extrema dificultad, casi condena a la muerte a Niki Lauda en 1976 .

El circuito está ubicado alrede- dor del pueblo y castillo medieval de Nurburgo, en las montañas alemanas de Eifel. El 20 de agosto de hace 45 años fue el escenario de la carrera en la que se basa este filme de 70 minutos, que tiene en su elenco a Oreste Berta, Carlos Lobbosco, Henzo Comari, Cacho Fangio (hijo del múltiple campeón), Jorge Cupeiro y Cacho Franco. "Los jóvenes del grupo son una marca de la época: los pilotos comenzaban a ser corredores, ya no mecánicos puros", dijo Jaime.

Los autos, íntegramente equipados con piezas nacionales (salvo los carburadores que por reglamento debían ser italianos), se prepararon en seis meses, se los trasladó a Hamburgo en barco y de allí al circuito de Nürburgring.

Al Torino número 1 lo condujeron Luis Di Palma, Carmelo Galbato y Oscar Fangio; al 2, Eduardo Rodríguez Canedo, Jorge Cupeiro y Gastón Perkins, y al 3, Eduardo Copello, Oscar Franco y Alberto "Larry" Rodríguez Larreta.

El clima era pésimo. Llovía. Los pilotos más australes del planeta competían frente a la supremacía de BMW, Lancia, Porsche y Mercedes Benz, pero curiosamente Torino con sus tres unidades se puso al frente de la carrera y, al segundo día, ya se había ganado el respeto del automovilismo mundial. "Tal así fue que tras esta carrera Torino vendió tres veces más autos. Eran tiempos en que se valoraba el auto fuerte, resistente, que durara", remarcó Jaime, el director del documental.

El final. En mitad de la carrera el Torino 2, piloteado por Perkins, se salió de pista y ya no pudo regresar. Y en la hora 50, el 1 conducido por Luis Palma también despistó al quedarse sin luces. Siguió sólo el 3. Copello se acercó a Triumph hasta que falló el caño de escape (ver foto) y el comisario deportivo le avisó que debía parar porque el ruido superaba los 83 decibeles permitidos. Acallaron el ruido con alambre y amianto a un costado del camino, pero fue el comienzo del final: Torino llegó cuarto tras Lancia, BMW y Triumph.

"Fue una actuación heroica, Fangio puso en juego todo su prestigio y el automovilismo y la industria automotriz tuvieron repercusión mundial", dijo Jaime, quien también dio detalles de la anécdota que más se popularizó de esta carrera: la de "La Cumparsita".

"Larry, del auto 3, tuvo que detenerse. El reglamento exigía que sólo el piloto echara mano a los problemas mecánicos, sin ayuda de los técnicos. Fue allí que Fangio se acercó al alambrado y comenzó a darle indicaciones al piloto con la melodía del tango que los germanos nunca entendieron". Una escena que si no existió debió haber sido parte de esta epopeya deportiva.

Pilotos, mecánicos y Fangio, el maestro de todos

El quíntuple campeón Juan Manuel Fangio (centro) rodeado por parte del equipo en la pista de Nürburgring (Alemania). De izq.a der. Eduardo Rodríguez Canedo, Eduardo Capello, Luis Di Palma, Carlos Lobosco y Alberto “Larry” Rodríguez Larreta (padre del actual jefe de gabinete porteño).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS