Central

Fuertes críticas en la previa de la asamblea general de Central 

Juan Domingo Santuliana, revisor de cuentas del club de Arroyito, dijo que resulta "complejo ver la información del club".

Viernes 11 de Octubre de 2019

El próximo miércoles se llevará a cabo en Central la asamblea general ordinaria. La comisión directiva pondrá a consideración de los socios la memoria y balance del ejercicio comprendido entre julio de 2018 y junio de 2019. Si bien se descarta que se aprobará, lo cierto es que será bajo un manto de malestar por parte de algunos integrantes de la mesa de revisión de cuenta, que está conformada por dos miembros titulares por el oficialismo como Mauricio Maragliano y Horacio Ferrari Del Sel, y dos integrantes de la oposición: Hugo Ferrara y Juan Domingo Santuliana. Este último pertenece a Origen Canalla, dialogó con La Capital y explicó algunos puntos relacionados al rol que tienen por estatuto “pero no cumplimos”.

¿Pudieron desarrollar el rol que tienen de cara a la presentación de la memoria y balance?

No, porque no tuvimos acceso a la información o directamente fue por demás de escueta en algunos pedidos. Lo hablamos en las distintas reuniones que mantuvimos con el oficialismo, pero no pasó de ahí. En realidad no entramos nunca en función como marca y estipula el estatuto. Estamos lejos de encontrar la dinámica de charlar con los distintos sectores y actores de la vida administrativa del club.

¿Entonces?

Y, llegó un punto donde estamos de cara a la presentación del balance, pero tuvimos que dar a entender que no estábamos en condiciones de hacer un dictamen favorable ni de aprobarlo en el seno de la comisión revisora de cuentas porque básicamente no cumplimos nuestros roles. No tenemos ni estamos en el circuito administrativo del club como tampoco tenemos parámetros a determinadas información.

¿No tuvieron nunca acceso a los números?

Básicamente no.

¿No les corresponde tener libertad a la información financiera y económica por estatuto?

Sí, debería ser así, pero no es este el caso. No tuvimos oportunidad de interactuar con las diversas áreas como la financiera, económica, contable, de recursos humanos o la que fuere. Incluso podemos participar del arqueo de caja o preguntar cuántos abonos hay vendidos, qué demora hay en la cuota societaria o conocer contratos. Se hicieron diversos planteos en ciertas reuniones, pero no pasó de ahí.

¿Cuándo entraron en funciones?

La primera reunión a la que fuimos convocados junto a Hugo Ferrara fue a principio de noviembre pasado. Y la comisión había asumido en octubre, donde dicho sea de paso nunca nos convocaron para estar en la presentación oficial. De ahí en adelante tuvimos seis o siete reuniones.

¿Esas reuniones son las indicadas o no hicieron más porque no fueron convocados?

No, fueron sólo esas por diversos motivos. Si vamos al caso nuestra asunción formal debería haber sido el mismo día que las autoridades asumieron a principio de octubre. Pero imaginate que ni nos invitaron cuando la actual gestión tomó las riendas institucional.

¿Cómo es el diálogo con el auditor externo del club?

Lo conocimos recién la semana pasada.

Pero está hace muchos meses.

Sí, lo sabíamos, pero recién lo vi la semana pasada cuando trajo el balance que se presentará el miércoles próximo.

¿Lo aprobaron igual?

No, si no tuvimos acceso a toda la información como deberíamos tener. En este caso, y con el hecho consumado porque el balance ya está armado, debo admitir como revisor de cuentas y hablo también en nombre de Hugo Ferrara, que no tuve la mínima participación. En realidad ninguno de la revisión de cuentas tuvo acceso o vio antes todo.

¿Cómo harán entonces para presentar un balance cuando la mesa de revisión de cuentas no participó?

En el veredicto figurará que está aprobado, pero la realidad marca que los opositores firmamos un dictamen donde consta que votamos en contra. Se aprobó porque el presidente de la revisión de cuentas (Maragliano), que es del oficialismo, tiene voto doble y por eso el club ganó la votación.

¿No pudiste ver nada de los números?

No, sólo vi el balance y presupuesto. Desde la función no formé parte de la dinámica del día a día del club como marca el estatuto, que tiene un año y fue aprobado por los socios en su momento.

¿Sos consciente de que así la comisión revisora no puede seguir?

Sí, es así. De esta manera no se puede continuar.

¿Y qué les dicen desde el club?

Nos hacen promesas o piden que le encontremos la vuelta. Que trabajemos, pero la realidad es que no se avanzó nunca.

¿La situación financiera de Central es más compleja de la que muchos imaginan?

Por lo que vi desde afuera es muy compleja. Central está obligado a vender jugadores a corto plazo para poder seguir funcionando. Qué hay para vender es otra gran pregunta que nos hacemos todos. También es verdad que de acá a fin de año deberá generar ingresos porque es la única manera que hay para poder seguir de pie.

¿El resto de los actores de la arena política están al tanto de esta situación o ustedes hablan cuando los ven?

En lo personal hablo siempre con los integrantes de mi lista, que es Origen Canalla. Todos están al tanto. Con respecto al resto, cuando nos cruzamos o vemos en alguna reunión les informo todo.

¿Creés que los asambleístas el miércoles que viene votarán a favor de este balance?

Saldrá aprobado porque el oficialismo tiene mayoría entre los 75 asambleístas que tienen voz y voto. Son 51 contra 24 opositores. Lo aprobarán seguro, salvo que no vayan...

¿Y cómo están ustedes al ver que no pueden ejercer el rol asignado?

Es complejo, pero es la realidad que nos toca. Desde lo institucional el club tiene un entramado con este estatuto que dificulta todo.

¿Por qué dificulta todo?

Porque ahora el socio común tiene que anotarse para poder ir a una asamblea, pero no tendrá ni voz ni voto. Al estar los asambleístas, donde el oficialismo tiene amplía mayoría, es como que también está todo definido de antemano. A eso le sumo que este régimen no condice con la filosofía e historia que tiene la vida política de Central.

Se quejan, pero este estatuto fue aprobado por ustedes, los socios.

Sí, fue así y hay que asumirlo. También veo que desde la función del órgano nuevo no camina o no funciona por diversos motivos.

¿Tienen energía suficiente para seguir con Ferrara ante este cuadro de situación que los envuelve?

Y, es un replanteo constante en realidad. Sinceramente no hay funcionamiento.

¿El presidente Di Pollina qué les dijo sobre todo esto?

Cuando hablamos nos mostró algunos números, pero luego nos puso en pantalla un power point donde había cuatro ejes y después hizo hincapié en la supremacía favorable en la historia de los clásicos en inferiores.

¿Qué es lo que más te preocupa entonces, pese a que viste el balance por arriba?

Que no puedo aportarle nada al club. Que nuestro compromiso, porque hablo por todos los centralistas, no es político sino ayudar a Central. Pero como revisor de cuentas debo decir que no hice nada de lo que tenía que realizar por estatuto. No le aporté nada al club, es así. Y no porque no quise. Por eso, esto se tenía que saber y ahora la masa societaria podrá sacar sus conclusiones.

Dura realidad.

Como el panorama de Central, que es complejo. Tenía que revisar y no hice nada porque no nos daban acceso a las diversas informaciones que necesitábamos. Incluso recién hace poco nos dieron unas credenciales en el club para poder entrar, aunque nadie nunca nos presentó con las áreas de recursos humanos, contable o financiera. Sólo hablamos con legales, quienes siempre mostraron muy buena predisposición, pero lo suyo van por otro carril.

¿El socio entonces no sabrá cuáles son los verdaderos números o cómo está el club?

No, porque no hay parámetro. Quizá técnicamente está todo perfecto, pero lo que cuestionamos son las formas. No interactuamos casi nunca. Entonces no podemos opinar de cómo está la parte financiera realmente. Por eso firmamos un acta donde dejamos en claro que no estábamos en condiciones de hacer un dictamen favorable ni de aprobarlo porque nunca cumplimos nuestros roles.

Una versión

Central publicó sólo el dictamen de los revisores de cuentas oficialistas, pero no así el de los opositores debido a que el texto firmado por Juan Domingo Santuliana (Origen Canalla) y Hugo Ferrara (Cultura Canaya) está en disidencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario