Central

"El hincha lo que quiere es ganar"

Bauza trazó un diagnóstico contundente en el primer día de trabajo. Una mañana particular y con sensaciones fuertes para el Patón.

Martes 19 de Junio de 2018

"El hincha lo que quiere es ganar". Una de las últimas frases de Edgardo Bauza, en lo que fue el primer día de trabajo al frente del plantel en su regreso al club como entrenador, fue la que más ruido hizo. Al menos la que pintó de cuerpo entero esas sensaciones que gobiernan hoy no sólo al Patón sino a su grupo de trabajo. Fue la reflexión de un técnico al que se lo consultó sobre qué estilo de juego iba a ver el hincha una vez que la pelota se eche a rodar. Claro que para que eso suceda habrá todo un tiempo de aclimatamiento, conocimiento y trabajo que llevar a cabo y en lo que DT hizo especial hincapié, pero la receta de qué necesita el Central que ya comanda, la tiene.
   Para Bauza el de ayer no fue un día más en su vida. Después de tantos años el Patón volvió a pisar suelo auriazul. Lo hizo en un ámbito de trabajo que no conocía, como lo es el predio de Arroyo Seco, al cual elogió, pero sabiendo que es apenas uno de los pocos rincones sobre los que le llevará apenas unos días internalizar como propio.
   Por eso el técnico habló de "mi casa", una frase que repitió infinidad de veces desde que llegó a un acuerdo con el club de Arroyito, su club. "Estoy satisfecho y contento de volver a Central", dijo sin temores a caer nuevamente, desde las palabras, en los lugares comunes.
   Una charla con el grupo fue lo primero que hizo el Patón en el primer día de trabajo, un rato después de recibir el saludo de la plana mayor de la dirigencia, que también dijo presente. Y después de algunas directivas muy puntuales llegó el momento de la verdad, el que Bauza anhelaba: su trabajo en Central.
   Pasos cansinos por el campo de juego de una de las cancha auxiliares mientras el grupo de futbolistas corría fuera del perímetro. Charlas con sus colaboradores. Un rato con uno y otro tanto con otro. Una inspección calma pero permanente de todo lo que ocurría a su alrededor.
   La pelota no rodó (recién hoy comenzarán los trabajos con balón) y por eso el primer día de trabajo fue más de conocimiento que de otra cosa. Apenas unas pocas palabras con algunos jugadores en particular mientras éstos cumplían con ejercicios de elongación. Con quienes sí intercambió conceptos durante un buen rato fue con Ortigoza y Caruzzo (a ambos los conoce de San Lorenzo), quienes elongaban juntos.
   Un saludo cordial hacia los periodistas que estaban en el ingreso al terreno de juego, otra vez los saludos con algunos directivos que aún permanecían y la ducha antes de dirigirse a la sala de conferencia para lo que iba a ser la primera conferencia como técnico en ejercicio.
   Fue allí donde el Patón volcó conceptos sobre todos los temas por los que fue consultado. Fue allí cuando se despachó con ese "el hincha lo que quiere es ganar. No importa si jugamos con dos, tres, cuatro o cinco atrás. Lo que trataremos de hacer es un equipo competitivo y lo que queremos es revertir la posición en la que terminó Central en el último torneo, porque por historia hay que mejorarla".
   "Me causó una muy buena impresión el primer contacto con el plantel. Fui muy claro en lo que hablamos. Va a ser una etapa previa al inicio del torneo, en la que vamos a apuntar a conocernos bien trabajando en la parte física y táctica. Tenemos tiempo para poder trabajar y eso nos tranquiliza bastante como para llegar bien al inicio", apuntó Bauza, quien puso al "tiempo" como el mejor aliado para encontrar el camino más corto hacia la confección de un equipo competitivo. "Los partidos amistosos nos van a servir para terminar de conocer a los jugadores, pero cada entrenamiento nos va a ayudar en ese sentido. Más allá de los videos que vimos, lo que nos va a ayudar mucho son las prácticas y los amistosos", puntualizó.
   La búsqueda de refuerzos en Central continúa, pero el Patón mostró cierto conformismo por contar ya en el primer día de trabajo con Gonzalo Bettini y Matías Caruzzo, "dos jugadores que pedí". Y agregó: "Creo que los dirigentes se movieron muy rápido e hicieron todo lo posible para que ya estén acá".
   Después, habló de que los poco más de 30 jugadores que tiene hoy trabajando a su lado deberían ser "26 o 28", que "no descarto" la posibilidad de que Central "pueda vender algún jugador" o "que lleguen algunos más". Hasta se metió en el análisis, mucho más fino por cierto, sobre una posible convivencia de Ruben y Zampedri, aunque en ese sentido habló de "otras alternativas" y de que no quiere "ser determinante y decir que vamos a jugar con ellos dos porque quizá podamos hacerlo con un solo punta y algunos volantes más ofensivos".
   De todo lo que habló es de lo que pretende de cara a futuro. Claro que estas nuevas pretensiones que dicen presente no son cualquiera. En medio de ese anhelo de alcanzar los objetivos trazados está ni más ni menos que Central, adonde volvió después de muchos años y en el que quiere dejar una huella.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});