OVACION

El domador de alturas: Scaloni volvió a cantar victoria en la altura de La Paz

El técnico de Pujato lo hizo de nuevo: cantó victoria en la altura de La Paz. Al igual que hace 15 años como jugador.

Miércoles 14 de Octubre de 2020

Que la pelota no dobla. Que los jugadores se caen a pedazos en el segundo tiempo. Que es inhumando jugar en la altura. Que Messi no puede moverse. Que el empate sirve y lo más probable es ir a perder. Estas frases repetidas suelen dominar la previa de la trepada a los 3.640 metros sobre el nivel del mar para enfrentar a Bolivia en el Hernando Siles. Pero ayer nada de eso ocurrió. Los pronósticos se hicieron añicos. Y no fue casualidad. Fue por la convicción y el coraje del actual DT albiceleste Lionel Scaloni, que parece tener la fórmula para dominar el temible fantasma de la altura.

Es cierto que la selección cometió algunos errores con los pies, pero se impuso en la batalla mental porque luchó desde la primera hasta la última pelota con el corazón en la mano. Argentina ganó 2 a 1 con absoluta justicia y así sumó la segunda victoria en fila en el inicio de las eliminatorias (antes había superado a Ecuador). Scaloni fue el autor intelectual del éxito. Y hace quince años, en 2005, como jugador había sido también partícipe necesario de la última alegría argentina en la terraza de La Paz, bajo la tutela de José Pekerman. Por ello Scaloni ya es un personaje de alto vuelo. Lo hizo otra vez. Supo ganar de ambos lados de la línea de cal en suelo adverso y el traje de conductor argentino le sienta cada vez más cómodo.

No era sencillo visitar a Bolivia. La Paz es la geografía que nadie quiere pisar en el largo camino de las eliminatorias. Pero Argentina no fue a especular y no puso excusas. Salió de entrada a imponer su libreto de mirar más el arco de enfrente que el propio, a pesar del condicionante de la altura. Es real que el oxígeno escasea y que la pelota es más caprichosa que lo habitual. Pero igualmente la selección nunca se apartó de su plan original. Buscó ser un equipo corto, darle un destino prolijo a la pelota y jamás resignó forzar el error del rival y atacó con decisión. Con estos argumentos armó un triunfazo en La Paz, sustentado más en la convicción colectiva y la disciplina táctica que en alguna individualidad superlativa.

Scaloni fue el padre de la victoria. Porque se la jugó por la base de futbolistas que viene utilizando en la renovación. Acertó con la inclusión de Exequiel Palacios en la línea de volantes y el ex River demostró su notable panorama de juego. Ratificó a Lucas Ocampos y este hizo un surco por la izquierda. Convenció a Lautaro Martínez para que no dé ninguna pelota por perdida y el Toro del Inter fue la figura de la cancha, con gol de guapo incluido para el transitorio empate. El técnico, a la vez, fue astuto con el ingreso en el segundo tiempo de Joaquín Correa, que estampó el 2 a 1 final con una definición magistral en diagonal al arco. Y además Scaloni no llenó de responsabilidades a Messi, que esta vez jugó de menor a mayor y en el tramo final del partido frotó la lámpara un par de veces para justificar la cosecha gruesa.

Así, Scaloni fue el gran vencedor de ayer en la escalada a Bolivia. Y de esta manera protagonizó, tras 15 años, otro un triunfo albiceleste en La Paz. Es que la última victoria argentina por eliminatorias sudamericanas en Bolivia había sido el 26 de marzo de 2005, cuando el equipo de José Pekerman se impuso por 2 a 1. Esa tarde Scaloni jugó los 90 minutos y los goles fueron obra de Luciano Figueroa y Luciano Galletti.

Ahora, Scaloni fue otra vez un titán en la altura. Y su equipo sin dudas elevó las acciones rumbo a Qatar 2022.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario