Ovación

El dobles logró un triunfo vital y Argentina está al frente en la serie ante Rusia 2 a 1

La pareja argentina integrada por  Horacio Zeballos y Eduardo Schwank venció por 7/6, 6/4, 6/7 y 6/1 a los rusos Igor Kunitsyn y Nikolay Davydenko en el tercer  punto de la serie que se juega en Moscú. Mañana se define la ronda con los dos singles.

Sábado 10 de Julio de 2010

La pareja argentina de dobles  integrada por Horacio Zeballos y Eduardo Schwank consiguió hoy un  notable triunfo frente a los rusos Igor Kunitsyn y Nikolay  Davydenko por 7-6 (9-7), 6-4, 6-7 (3-7) y 6-1 y de esta manera la  serie quedó 2-1 para el conjunto nacional.

A la Argentina le resta un solo punto para clasificarse para  las semifinales y mañana tendrá la oportunidad en los dos partidos  de individuales. El primero comienza a las 6, hora argentina y el  otro se juega a continuación.

En el primer punto están anunciados el argentino Leonardo  Mayer contra Davydenko, pero probablemente Modesto Vázquez incluya  a uno de los doblistas –Schwank tiene más chances- de gran  rendimiento hoy.

Por el lado ruso, también es difícil que juegue Davydenko,  quien pese a ser el número 6 del mundo mostró un rendimiento  paupérrimo tanto ayer contra David Nalbandian como hoy en el  dobles.
Su reemplazante podría ser Teimuraz Gabashvili, mientras que  en el quinto punto se enfrentarían Mikhail Youzhny y Nalbandian.

La serie había quedado igualada ayer 1-1 gracias al triunfo de  Nalbandian frente a Davydenko por 6-4, 7-6 (7-5) y 7-6 (8-6),  mientras que Mayer cayó con Youzhny por 6-3, 6-1 y 6-4.

Mientras que Vázquez confió en Schwank y Zeballos para el  dobles –dejó afuera a un Nalbandian cansado-, el capitán ruso  sorprendió al colocar a Davydenko –de pésimo partido ayer- junto a  Kunitsyn y la apuesta le salió mal al mandamás ruso.

Porque Davydenko volvió a jugar muy flojo y al igual que ayer  ante Nalbandian cometió muchos errores, tanto conceptuales como  estratégicos y tuvo escasa actitud para llevar adelante a la  pareja.
Sin embargo, en el comienzo Argentina no la pasó bien y tuvo  que levantar seis break points en el primer saque de Zeballos para  colocarse 2-1 adelante.

Luego, en el noveno juego, Schwank perdió su saque y se  encendió la señal de alerta ya que Rusia quedó 5-4 arriba.

Pero a partir del game siguiente sucedió algo que iba a marcar  el resto del partido: Davydenko perdió su saque -luego lo cedería  cuatro veces más- y los argentinos le pusieron una garra tremenda  al delicado momento.

A puro palo y grito, los argentinos quebraron y forzaron un  tie break, en el que los rusos dejaron pasar dos sets points  -increíble error de volea de Kunitsyn y pelota afuera de  Davydenko- para finalmente ganarlo por 9-7 tras desperdiciar  también un set point con una mala volea de Zeballos.

El partido no era bueno pero si emotivo, con los dos tenistas  argentinos muy prendidos y aprovechando cada oportunidad que se le  presentase.

Así llegó un nuevo quiebre, otra vez sobre el saque de  Davydenko para adelantarse 3-2 y seguir aumentado la confianza.

Schwank era el dueño de la pareja argentina, con gran  presencia en la red y muy bien acompañado por Zeballos.

Tras salvar un break en contra en el octavo juego, los  argentinos se llevaron el segundo parcial por 6-4 y en el séptimo  game del tercer set volvieron a quebrar el saque de Davydenko para  colocarse 4-3 arriba.

Parecía que Argentina se quedaba con la victoria en tres sets  pero Schwank perdió su saque en el game siguiente y los rusos, que  seguían sin jugar bien, se quedaron con el parcial en el tie  break.

El envión les sirvió a los rusos para ponerse 1-0 en el  comienzo del cuarto tras quebrarle el saque a Schwank pero los  argentinos volvieron a poner las cosas en su lugar en el game  siguiente al ganar el saque de Davydenko.

En el cuarto juego, los argentinos quebraron a Kunitsyn y  demostraron que no estaban dispuestos a dejar pasar ninguna  oportunidad.

De hecho, una de las claves del triunfo estuvo en que los  argentinos pudieron concretar las seis chances de quiebre que  tuvieron, mientras que los rusos apenas se quedaron con 3 de las  13 que tuvieron.

Con otro quiebre sobre Davydenko, los argentinos se  adelantaron 5-1 y un game más tarde cerraron la hazaña para  colocar al conjunto nacional 2-1 arriba y pasarles toda la presión  a los rusos, que mañana tienen que ganar los dos encuentros para  pasar a las semifinales.

El ganador de esta serie se enfrentará en una de las  semifinales con el vencedor de la que juegan España y Francia  –ganan los segundos por 2-0, mientras que el perdedor ya tiene  asegurado su lugar en el Grupo Mundial del 2011. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS