Ovación

El básquet sigue pero no será igual

Mientras el reloj se acercaba a cero y el resultado era irreversible, nada importaba más que ver sus últimos segundos con la camiseta de la selección.

Martes 28 de Agosto de 2018

Mientras el reloj se acercaba a cero y el resultado era irreversible, nada importaba más que ver sus últimos segundos con la camiseta de la selección. Hace 2 años y un puñado de días, Emanuel Ginóbili jugó el último partido con la camiseta argentina tras caer por 105 a 78 con el Dream Team de Estados Unidos en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Ayer, Manu anunció su retiro definitivo de la actividad.

El vacío que se generó en Río se profundizará ahora tras la decisión del más impresionante basquetbolista argentino de todos los tiempos de dejar de jugar profesionalmente. Ginóbili ocupa un lugar de privilegio en el deporte argentino que vino a romper, junto con Luciana Aymar, el quinteto de notables albicelestes que conformaron históricamente Guillermo Vilas, Diego Maradona, Juan Manuel Fangio, Roberto De Vicenzo y Carlos Monzón. Nada mejor para la despedida que las declaraciones de Luis Scola, capitán de la selección, a este diario, tras el adiós del bahiense en Río de Janeiro.

"Muchos jugadores se retiraron, todos sabemos la importancia que tiene Manu, pero el básquet sigue. Yo sé que a ustedes (periodistas) les encanta hablar de la despedida, del final de la Generación Dorada. Pero la realidad es que la Generación Dorada dejó de existir ya hace muchos años. Muchos jugadores se fueron: (Hugo) Sconochini, (Fabricio) Oberto, (Alejandro) Montecchia, Pepe Sánchez, (Rubén) Wolkowyski, Walter Herrmann y el básquet sigue. Contra Estados Unidos fue el último partido de Manu y el básquet sigue también". Perdón Luifa, el básquet sigue, afortunadamente sigue, pero ya no será lo mismo para los argentinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario