Newell's

Denis Rodríguez busca afianzarse y "encontrar su lugar" en el Newell's de Kudelka

El mellizo tuvo la chance de ser titular en el clásico en lugar de Formica y cumplió como para seguir entre los once. Casi grita al estrellar un gran remate en el travesaño.

Jueves 19 de Septiembre de 2019

Pasó casi un año desde que había sido titular por última vez, con la camiseta de Belgrano durante su paso a préstamo por el club cordobés. El domingo, Denis Rodríguez apareció entre los once, con la responsabilidad de la creación en Newell's. Sin Mauro Formica por lesión, el mellizo salió adelante en el clásico y generó juego, hasta ser reemplazado a los 75'. “Estaba esperando mi oportunidad”, planteó Denis, quien participó en todos los partidos de la Superliga, aunque en los anteriores fue ingresando en los segundos tiempos. Formica faltará como mínimo cuatro partidos más y la chance de que siga está abierta. “Quiero afianzarme, encontrar mi lugar y no relajarme”, declaró.

¿Cómo te sentiste después de tanto tiempo sin ser titular?

Estaba preparado para jugar. Lo que me pasó demuestra que hay que estar siempre listo para jugar. Nunca sabés cuándo te va a tocar. El Gato lo estaba haciendo muy bien y lamentablemente se lesionó. Estaba esperando mi oportunidad. Me tocó jugar bastantes minutos con Huracán (ingresó a los 25’ por Formica) y ahora entré de titular en un partido tan lindo como es el clásico.

¿Te preocupaba cómo podías responder físicamente siendo que hacía mucho que no jugabas desde el comienzo?

Estaba tranquilo. No se me pasó por la cabeza pensar cuánto podía aguantar. Disfrutaba en la previa de jugar ese partido. Durante el clásico sentí una molestia en la pierna. Fue algo normal, por no tener tantos minutos de juego últimamente.

¿Cómo crees que jugaste?

Bien. En el primer tiempo, cuando pudimos plasmar nuestra idea, los volantes recibimos muchas pelotas y fue cuando les hicimos daño y tuvimos las chances de gol. Sabemos que son partidos duros, y por momentos se hizo trabado. Pero creo que las más claras fueron nuestras, y merecimos ganarlo. Por eso nos fuimos con bronca y un sabor amargo.

¿Debe ser difícil agarrar la pelota y llevarla cuando no se regala ni un centímetro?

Sí. Los clásicos son así, luchados. Se pelea más de lo que se juega, y más en la situación en la que están las dos instituciones. Pero nosotros intentamos jugarlo. Cuando pudimos plasmar la idea que quiere el técnico, hicimos diferencia en el juego y más cómodos nos sentimos.

Antes de hacer la pared con tu hermano, ¿estabas decidido a patear al arco en esa que pegó en el travesaño?

En el primer momento no lo tenía decidido. En mi cabeza siempre está la idea de pegarle de afuera. Cuando veo que mi hermano corre hacia adelante, le digo que venga para buscar la pared. Y cuando me la devuelve, veo el hueco y le pegué. Fue una linda jugada. Lamentablemente dio en el travesaño.

Fueron claras las señas que le hacías a tu hermano para que se acerque y se la pudieras dar.

Sabíamos que los centrales de Central corrían mucho hacia atrás cuando íbamos con la pelota dominada. Entonces cuando él corre hacia adelante le hago señas para que se acerque. Después me hizo una buena devolución.

Apenas pateaste, ¿pensabas que entraba?

Sí. Cuando la veo salir, pensé que iba adentro. En un momento me tapa un defensor y después veo que pega en el travesaño.

Maxi habló de la sensación única de jugar el clásico con Alexis y vos, ¿te pasó lo mismo?

Jugar los tres juntos en primera ya era algo muy lindo. Y fue impresionante cuando nos enteramos que íbamos a jugar los tres el clásico. Lo imaginás, pero es muy difícil que pase algo así. Estamos contentos de compartir estos momentos.

Kudelka te metió en todos los partidos del torneo, ¿cuánto te sirve para la confianza?

Es importante que el técnico vea el crecimiento de uno, mire los entrenamientos, en los que siempre doy el máximo, no me guardo nada. Es importante para la confianza del jugador que el técnico te necesite, y responderle adentro de la cancha.

¿Qué es lo que te falta para tener mayores oportunidades?

Me falta consolidarme en el equipo. Pero estoy tranquilo. Siempre hice las cosas bien, di el máximo estando adentro o afuera de la cancha, o en el banco. Me brindé al máximo siempre por mis compañeros. Ahora que tengo la oportunidad, no debo relajarme y seguir metiéndole.

¿Consolidarte pasa por un desafío personal o también influye la mirada del hincha?

Esto es de adentro hacia afuera. Tengo que demostrarlo en la cancha. Y cuando lo demostrás, las palabras sobran. Estoy tranquilo y confiado porque siempre voy a brindar lo mejor para el club.

¿Y cómo se llega a tener mayor presencia en el equipo?

En el fútbol lo más difícil es encontrar la regularidad. Hay que enfocarse en lo que pide el técnico. Cuando hacemos lo que él pide, que es jugar, es cuando mejor me siento, no sólo yo, todos. Es cuando mejor nos sentimos los volantes, y los delanteros cuando reciben la pelota. Hay que encontrar ese juego y que sea constante.

Marcelo Gallardo tenía un buen concepto tuyo cuando estabas en River, ¿cuánto te perjudicó la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla izquierda?

Estaba en mi mejor momento en River. Había tenido mi primera pretemporada en el club, era considerado, tenía rodaje en los amistosos. Fue un obstáculo que le puede pasar a cualquiera. Lo pasé, aunque es obvio que después me costó agarrar ritmo y una continuidad. Por eso quiero aprovechar este momento y disfrutarlo al máximo.

¿Qué imagen te dejó Gallardo?

Lo mejor que tiene es la exigencia. Como exige al jugador tanto en los entrenamientos como en los partidos es lo que más rescato y lo más valorable de Marcelo.

¿En qué aspecto del juego te sentís más cómodo?

En hacer jugar al equipo. Me gusta más dar un pase de gol que hacer un gol. Obvio que me gusta convertir, pero si se la tengo que dar a un compañero mejor ubicado lo hago y me pongo contento por él si la mete. La faceta de hacer jugar a mis compañeros es en la que más cómodo me siento.

La imagen que das es que sos tranquilo en la cancha.

Tenés que estar tranquilo. No hay que correr más rápido que la pelota. Hay que tratar de pedirla, saber leer los momentos del partido, y darle también una mano en la recuperación a Juli (Fernández) y Jero (Cacciabue), que están en el medio y corren un montón.

¿Cuál es tu expectativa?

Quiero afianzarme, encontrar un lugar y no relajarme, porque la competencia interna hace que el grupo crezca y así se aspira a grandes cosas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario