Central

Cuestión de ser y no dejar hacer

El canalla debe realizar un juego inteligente con pelota en su poder pero también sin ella.

Jueves 14 de Febrero de 2019

En el último antecedente de River en la Superliga, Racing modificó su forma de juego y la pasó mal en el Monumental. Bauza parece dispuesto a cambiar la forma de juego de su equipo y lo hace pensando en cortarle los circuitos futbolísticos a River. Lo que habrá que comprobar en el partido es la capacidad del canalla, primero para entorpecer la circulación de pelota del millonario y, después, para generar peligro en ofensiva. Es que el detalle de la localía y la necesidad de empezar a sumar de a tres no es poca cosa.

En el clásico Central decidió darle la pelota a Newell's y el planteo le salió bien. Pero pensar en las bondades futbolísticas de este River de Gallardo es tener en cuenta que hay individualidades que pesan. Por eso, cederle terreno y pelota al rival sería algo así como jugar con fuego.

Claro que es difícil pensar también que este Central está capacitado para proponer un golpe por golpe con River, pero es algo que en algún momento del partido va a tener que intentar, salvo que consiga un gol rápido que le permita jugar más de contra que buscando de manera incesante el arco de enfrente.

Para intentar no pasar sobresaltos será clave el accionar de Rinaudo, quien tendrá a Gil y Ortigoza como laderos, mientras que para intentar lastimar, Camacho y Allione correrán con la obligación de romper por las bandas, donde Zampedri esperará afincado en el área. El grado de participación del entrerriano evidenciará las posibilidades del canalla. Si entra mucho en juego querrá decir que Central logró controlar al rival y avanzar con criterio. Si se mantiene aislado habrá sido River el equipo que haya impuesto los trazos del juego.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario