Central

Central es un equipo atado a la irregularidad

Central tuvo una pobre producción ante Unión, Ledesma salvó la ropa y apenas sumó un punto con sabor a poco.

Sábado 21 de Septiembre de 2019

Central convive con el perpetuo desafío de salir de la tormentosa zona caliente del descenso. También anhela encontrar un patrón de juego que lo identifique. No en vano sigue atado con alambre a la irregularidad. Quizá por impericia propia a la hora de la práctica. O tal vez porque no está en el ADN de su reputación exhibir un juego que resulte sencillo decodificar. Anoche tuvo una nueva floja performance. Apenas cosechó un punto frente a Unión, que venía acumulando de manera impulsiva cuatro cachetazos y con este empate le dio una fecha más de vida al entrenador Leo Madelón.

   Habrá quienes hagan hincapié en que el estadio 15 de abril es un territorio hostil para el canalla por naturaleza. Sin embargo, lo de Central no pasa por las estadísticas sino por la raquítica estructura que presentó en estos pagos.

   En realidad no mostró algo diferente a otras presentaciones. Una de las virtudes de esta versión auriazul es que muerde sin dudar en cada rincón del rectángulo con mucha fuerza y hambre. A la vez carece de una línea futbolística que le permita mostrar ese arduo trabajo en busca de generar que supuestamente se realiza en el día a día.

   Los de Arroyito revisaban el terreno del 15 de abril como en cámara lenta. Observando el panorama para ver por dónde podían dar el zarpazo letal. Y en un flash encontraron lo deseado: espacio. Pero no supieron capitalizarlo ante un comprometido y nervioso tatengue, que estaba más pendiente de lo que sucedía en las impacientes tribunas que dentro del campo de juego. El canalla no lograba imponer su condición de favorito en esta especial contienda.

>> Leer más: Central ostenta un invicto camuflado con tibios empates

   Al contrario, se fue perdiendo en el anonimato. Fruto del pobrísimo rendimiento colectivo como también físico. Tal vez el efecto posclásico haya sido uno de los factores que atentaron contra la buena voluntad de hacer un buen papel en estos pagos.

   Para Cocca tampoco fue un examen más. Acumuló una nueva igualdad que genera más urticaria que alegría. Sobre todo porque las fechas se siguen consumiendo y el equipo continua mirando a todos desde el sótano. Todavía tiene muchísimo margen como para revertir el magro cuadro de situación. No obstante, las jornadas avanzan a paso redoblado y el canalla sigue sin avanzar. Es más, deja la sensación de que retrocede sin anestesia. Y para un equipo con problemas con el promedio es alarmante.

   Lo de Central anoche frente a Unión fue para el olvido desde lo futbolístico. Le inyectó una dosis de preocupación a su débil presente. Es cierto que continúa tan invicto como mal desde lo futbolístico. La puesta en escena no estuvo a la altura de una formación que necesita el triunfo como agua en el desierto.

>> Leer más: Cocca admitió que a Central le "falta profundidad"

   Diego Cocca dejó el estadio 15 de abril con marcada preocupación. Por primera vez se vio al técnico parado sobre la dura realidad. Ni hablar de la selecta comitiva que acompañó al equipo, que volvió a nuestra ciudad masticando impotencia y sacando más cuentas que antes. También la bronca es a raíz de que no asoma un plan de juego. Es más de lo mismo fecha a fecha. Y eso también genera incertidumbre al por mayor en las almas auriazules.

Obligado a reaccionar

Está claro que el canalla deberá barajar y dar nuevo de cara a lo que vendrá. Caso contrario morderá el polvo de la desgracia en cualquier momento y provocará una especie de implosión en Arroyito.

   El entrenador además deberá replantearse varios temas y darse un bálsamo de humildad de una buena vez y tendrá que dejar de exponer públicamente que el equipo sigue creciendo porque eso no se corresponde con la realidad adentro de la cancha.

>> Leer más: Central hizo muy poco, pero se llevó algo de Santa Fe

   El tiempo apremia. Central tiene que mostrar temple y empezar a enderezar la nave lo más rápido posible o terminará a la deriva y varios protagonistas naufragando.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario