Central

Central hizo muy poco, pero se llevó algo de Santa Fe

El equipo canalla defendió mal, fue inofensivo y le costó mucho manejar la pelota con criterio.

Sábado 21 de Septiembre de 2019

Retrocedió un nuevo casillero en materia de crecimiento colectivo. Tuvo una presentación virtualmente para el olvido. Central continúa siendo un títere pasivo. Despilfarró la enorme chance de hundir más a esta floja versión de Unión. Aunque con el empate en el bolsillo, la resultante marca que se volvió para Arroyito con un punto demasiado generoso. Aunque eso no le alcanza para despegarse del barro del descenso. Sumó la quinta igualdad al hilo, continúa invicto pero a la vez generó más dudas puertas hacia adentro.

   Central sorprendió a todos cuando amagó con dar la nota en el amanecer de la velada. Diego Zabala alcanzó a meter un sablazo limpio que hizo lucir al juvenil arquero Marcos Peano. Luego fue deambulando entre la mediocridad propia y la leve superioridad tatengue.

   El dueño de casa logró reaccionar inmediatamente y empezó a acomodarse en medio del clima nada amigable por la ola de derrotas en cadena que acarreaba.

Bajo este panorama el local de Leo Madelón se las ingenió y sacó de la galera una jugada que casi termina en festejo en las tribunas.

   Fue cuando Walter Bou se comió la apertura del marcador al meter en el primer cuarto de hora un solitario cabezazo por encima del horizontal tras un centro de Federico Milo. Jeremías Ledesma sólo atinó a acompañar la piadosa pelota con la pasiva mirada. Fue como una especie de llamado de atención para la visita. Porque Central lucía serios inconvenientes a la hora del retroceso. Era como que ni Diego Cocca comprendía el por qué defendía y jugaba tan mal su equipo.

   La primera parte terminó siendo para el olvido. Esa es la realidad, más allá de ciertos pasajes intensos. Los dos transitaron con cierto temor por la cuerda deshilachada. Era como que tenían pánico escénico a la hora de terminar una acción en materia ofensiva. Cada cual mostraba poco y nada. Estaban en otra sintonía. Como que por su mente corría otra corriente del pensamiento. Nada que ver con el futbolístico. Menos con esta 7ª fecha de la Superliga que estaban abriendo.

   Por más que a los 39’ Nicolás Mazzola casi sacudió la modorra, lo concreto es que el bombazo del Tanque fue desarticulado en dos veloces y desesperados tiempos por un atento Ledesma. El partido invitaba a tomarse un descanso cuanto antes. Y obligaba a los dos equipos a repasar la táctica y estrategia porque siguiendo así no iban a ir muy lejos.

   Cuando arrancó el complemento hubo una tapada que hizo estremecer los corazones de todos. Bou sacó un misil que Ledesma desvió al córner con muchísimo esfuerzo.

Lo del canalla, en realidad, rosaba el cambalache en líneas generales porque seguía haciendo todo mal. No defendía. Ni hablar de animarse a atacar.

   Unión tomó el protagonismo hasta el final sin necesidad de esforzarse. Apelando a la lógica y animándose a avanzar ante un rival que ya había quedado apichonado y groggy desde lo emocional y lo táctico.

Central terminó robándole un punto a la escuadra tatengue. Y tiene muchísimo para mejorar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario