Ovación

Apareció un rayo de luz en la oscuridad

Con un clima muy hostil, Newell's venció a Patronato con gol de Fértoli en el debut de Bidoglio.

Sábado 01 de Diciembre de 2018

La noche del Coloso no tenía el mejor escenario para que los jugadores pudieran reivindicarse ante Patronato. Porque antes de inicio del partido hubo insultos puntuales hacia la figura del presidente Eduardo Bermúdez. Y también se exhibieron banderas hostiles hacia el plantel, con las inscripciones: "Los que no sienten la camiseta como esta gente que se vayan" y "Los cagones como ustedes manchan la historia". Y otro trapo referido más a lo que puede ser una interna de barras con la frase: "Ni códigos, ni amistades, cobran todos". Este paisaje espeso incluso llevó al juez Andrés Merlos a posponer el inicio de la acción casi diez minutos hasta que se retiren las banderas de las tribunas. Por ello, tal vez el gran mérito de ayer de los jugadores leprosos haya sido saber sobreponerse al malestar general de la atmósfera del Coloso, acatar a rajatabla el orden táctico que impuso el debutante Héctor Bidoglio y, además, prodigarse en el máximo esfuerzo del minuto uno al noventa.

El conjunto rojinegro elaboró el triunfo ladrillo por ladrillo, pase por pase, mordiendo al rival en cada sector de la cancha y con el gran gol de cabeza que firmó el Rayo Héctor Fértoli. Newell's logró sacar la cabeza del pozo y eso no es poco.

La salida de Omar De Felippe, el descuento de dos puntos consumado el último martes por la AFA y la seguidilla de cuatro partidos sin victorias (derrota con Central por Copa Argentina y por Superliga caída con Racing, empate con Defensa y Justicia y derrota frente a Aldosivi en Mar del Plata) generaron un cóctel demasiado amargo para la previa ayer ante Patronato. Pero el debutante Bidoglio logró que sus jugadores se focalicen en el partido. Y que intenten jugar lo más prolijo posible del medio hacia adelante, aunque lo innegociable era no dar alguna pelota por perdida en cualquier centímetro de la cancha. Y sus muchachos lo hicieron tal cual.

Siempre en el marco de un equipo que venía de coleccionar sopapos, hay que decir que ayer Cacciabue y Rivero se hicieron fuertes en el círculo central dejando la piel en cada dividida y, además, fue conmovedor el despliegue de Mauro Formica y Víctor Figueroa, que incluso terminó acalambrado. El Gato y el Negro se pusieron el equipo al hombro para ir al frente en la adversidad.

Claro que la perla fue el testazo notable de Héctor Fértoli en el complemento, cuando ganó de arriba y cabeceó lejos del alcance del veterano Bértoli. El grito tuvo la fuerza de un rayo de alivio, una bocanada de oxígeno, como una luz en la oscuridad que venía siendo la campaña leprosa.

Newell's ganó con los dientes apretados, sin sobrarle nada e incluso el Gordo Sperduti casi empata con un bombazo que desactivó Alan Aguerre sobre la hora.

Anoche fue la despedida de local de Newell's en este magro 2018. Cerrará el año el próximo viernes en la visita de riesgo a San Martín de Tucumán, en La Ciudadela, y después arrancará el 2019 el 27 de enero recibiendo a Boca. Pero ayer tenía que ganar y lo hizo. De la mano de un plan austero y efectivo que llevó adelante Bidoglio, que hasta se animó a terminar con cinco defensores con el ingreso del paraguayo Teodoro Paredes para sostener la ventaja.

Mientras la dirigencia sigue buscando entrenador (ver página 5), ayer Newell's dio una prueba de vida. Reaccionó cuando tenía el agua al cuello. Igual deberá seguir remontando la cuesta. Tiene mucho trabajo por hacer dentro y fuera de la cancha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});