Ovación

Angel Labruna es también máximo goleador histórico del fútbol argentino

El ídolo riverplatense Angel Labruna igualó la línea de Arsenio Erico y se convirtió así en el máximo goleador de la historia del fútbol argentino, después de que un estudio del Centro de Investigación de la Historia del Fútbol le reconociera como suyo un tanto que marcó en 1941, que por error no le había sido adjudicado.

Martes 01 de Julio de 2008

El ídolo riverplatense Angel Labruna igualó la línea de Arsenio Erico y se convirtió así en el máximo goleador de la historia del fútbol argentino, después de que un estudio del Centro de Investigación de la Historia del Fútbol (CIHF) le reconociera como suyo un tanto que marcó en 1941, que por error no le había sido adjudicado.

Hasta la fecha, Labruna, el Feo como se lo conocía en River, ocupaba el segundo lugar en la tabla histórica de goleadores, pero ahora suma 293, igual que el goleador paraguayo, quien brilló en Independiente.

El gol que se le suma al padre del actual técnico de Gimnasia y Esgrima de Jujuy es uno que señaló ante Estudiantes La Plata, jugando para River (también se desempeñó en Platense, en Ranger de Chile y Rampla Juniors de Uruguay), jugado el 26 de octubre de 1941, correspondiente a la última fecha de aquel campeonato, cuando los de Núñez se consagraron campeones.

Tomando como base las publicaciones del historiador Pablo Ramírez, el gol era asignado al jugador Rodríguez, de Estudiantes, en contra.

Labruna nació un 28 de septiembre de 1918, en Capital Federal, y desde su nacimiento su corazón y su cuerpo tuvieron los colores de la camiseta de River.

Un 18 de junio de 1938 debutó con la camiseta de River, jugando ante Estudiantes, en La Plata, día en el conjunto millonario cayó derrotado por 1 a 0.

Luego integró la famosa delantera de La Máquina, integrada por Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Labruna y Félix Loustau.

Un 15 de octubre de 1939 Labruna convirtió el primero de los goles que hizo en primera división. Fue ante Atlanta, un partido que River ganó, en condición de visitante, 4 a 2.

Una minuciosa revisión de los diarios de la época y el hallazgo de la foto del momento exacto en que Labruna cabecea la pelota con destino de gol revelan claramente que el tanto corresponde a Angel Labruna.

La investigación del CIHF cobra importancia por la calidad y trayectoria de los periodistas, estadígrafos e historiadores que lo componen, entre quienes se destacan Alejandro Fabbri, Oscar Barnade, Carlos Yametti, Patricio Nogueira y Miguel Angel Bertolotto, entre otros.

Aunque fundamentalmente por la abstracción de intereses personales tanto en la investigación como en las conclusiones; tal este caso, donde el estudio es acompañado por un artículo publicado por el Yametti, presidente del CIHF y simpatizante de Boca Juniors, quien no tuvo prurito alguno en llevar a Labruna -gran verdugo boquense- al tope de la tabla de goleadores.

Además el CIHF tiene previsto analizar uno por uno los goles de Labruna y Erico con el debido rigor, ya que existe otro gol en discusión que bien podría corresponder al jugador riverplatense.

Tras el análisis, si se comprobara este “nuevo” gol, Angel Labruna, además de los consabidos lauros y records que ostenta, pasaría a ser en solitario el máximo goleador de la historia del fútbol argentino con 294 tantos.

Labruna fue campeón como jugador y como técnico, pero quizá su título más importante fue el que consiguió como entrenador en 1975, quebrando de ese modo una racha 18 años sin vueltas olímpicas de River. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario