Newell's

A Newell's no le salió nada y volvió resignado

El equipo de De Felippe no tuvo capacidad para entorpecer la voracidad ofensiva de

Viernes 13 de Abril de 2018

Paliza por donde se la mire. Nada fue capaz de hacer Newell's para incomodar a Atlético Paranaense en el partido de ida de la Copa Sudamericana. Si existía un plan, no desarmarse aunque tampoco resignarse por entero a esperar, se hizo añicos. La enorme superioridad del rival lo dejó con un gusto amargo. La Lepra sucumbió y volvió a Rosario con la sensación de que la distancia en el juego de los brasileños, y en el marcador, lo deja lejos de superar esta primera ronda.

La disposición de Newell's en el campo de juego fue mantener juntas las líneas y no desesperarse ante el toqueteo constante y la salida con pelota al pie de Atlético Paranaense. Por momentos fue abrumador el dominio local, con los futbolistas rojinegros corriendo de un lado al otro en procura de no dejar ningún espacio ni rival libre.

Con la intención no le alcanzó. La Lepra no conseguía recuperarla. Y si lo hacía, la perdía rápido y sufría a horrores los pases de primera y la movilidad de los futbolistas de Paranaense. Al conjunto rojinegro le llegaban por uno y otro costado sin obstáculos.

Pocrnjic salió mal en un córner de Guilherme y Pablo saltó con comodidad para impactar de cabeza y anotar a los 9. Mal comienzo para Newell's, consecuencia de una equivocación, algo que se repite partido tras partido.

Lo que a Newell's le costaba una enormidad, asociarse y progresar con criterio soportando la presión adversaria, Paranaense exponía un sinfín de recursos individuales y colectivos que marcaban en el juego una notoria diferencia.

Las proyecciones de Lodi por izquierdo y el peligro que generaban Niako y Guilherme por ambas bandas era un suplicio. Es que Newell's padeció sobremanera el trámite. Newell's la perdió en su propia defensa y Nikao sacó el zurdazo abajo para el 2 a 0. Tan lógico como la tercera conquista. Lucho González la cruzó, Lodi la bajó al medio y Guilherme la metió con un tiro furibundo.

Por momentos bajó la intensidad de Paranaense en la segunda etapa y Newell's al menos la tuvo un poco. Joaquín Torres probó desde afuera y Santos la controló. Fue a los 13 del complemento. La primera aproximación leprosa. Al rato, Fértoli la cruzó y San Román le entró mal a la carrera.

Más allá de esas situaciones, Newell's siempre fue menos. Alcanzaba con que Paranaense se decidiera a profundizar el juego para que la Lepra muestre una variada gama de desaciertos. Pocrnjic evitó el cuarto al tapar un mano a mano a Guilherme. Ya estaban en la cancha los hermanos Denis y Alexis Rodríguez, quienes ingresaron por Víctor Figueroa y Héctor Fértoli. Después entró Milton Treppo por Daniel Opazo. Cambio de nombres, nada más.

A Atlético Paranaense le faltó el último toque para empujarla al fondo del arco y ampliar la cuenta. Hubiese sido mayor el castigo para el rojinegro, que se fue con la frustración de sentirse inferior.

Regreso del plantel leproso sin pausa y hoy a entrenar

La delegación de Newell's se retiró anoche del coqueto estadio de Paranaense en micro y fue directamente hacia el aeropuerto Afonso Pena para abordar el chárter que los trasladó hasta Fisherton. El servicio de gastronomía del Hotel Radisson, donde se hospedó el plantel, les preparó una vianda para comer en el trayecto hasta el aeropuerto de Curitiba porque no había tiempo que perder. Los futbolistas ya tienen que meterse de lleno en el partido de la Superliga, que será el lunes contra Talleres, en el Coloso. De Felippe dispuso que el entrenamiento en Bella Vista sea esta mañana, a las 11.30. Sin dudas que los rojinegros deberán archivar rápidamente el duro golpe
de anoche e intentar cambiar el ánimo propio y el de la
gente ante los cordobeses.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario