Domingo 03 de Noviembre de 2019

Las campañas extenúan a la gente. Y todavía no llega todo a su fin. La masa se estira hasta quedar transparente y la siguen apaleando con el palo de amasar hasta darle una transparencia que amenaza con su desaparición. Más de uno olvidó súbitamente la tolerancia de ayer y exige su mordisco ya. Y los sucesores, así, sólo se quedarán con el palazo y las mentiras de siempre en una turbia transición que no deja de arrasar el país como una bomba de napalm. El tipo necesita con urgencia un salvapantalla para el cerebro. Sabe que no puede bajar los brazos. Pero las luchas agotan y hay que apuntalar el espíritu. Su mano se abandona un instante y cae sobre el lomo de un libro varias veces releído: “La revolución es un sueño eterno¨, de Andrés Rivera. Lo abre y lo repasa: “¿Qué juramos el 25 de Mayo de 1810, arrodillados en el piso de ladrillos del Cabildo. Qué juré yo de rodillas en la sala capitular del Cabildo, la mano en el hombro de Saavedra, y la mano de Saavedra sobre los Evangelios, y los Evangelios sobre un sitial cubierto por un mantel blanco y espeso? ¿Qué juré yo en ese día oscuro y ventoso, de rodillas y la chaqueta abrochada, dos pistolas cargadas? ¿Qué juramos allí, en el Cabildo, de rodillas, ese día oscuro y otoñal de mayo? ¿Qué juró Saavedra? ¿Qué Belgrano, mi primo? ¿Y qué el doctor Moreno, que me dijo rezo a Dios para que a usted, Castelli, y a mí, la muerte nos sorprenda jóvenes?” Palabras que espantan el ánimo y los sentidos. Es crucial no confundir lo real con la verdad. Tarea imposible. Ciclópea. El tipo cierra el libro y siente bronca que conmocione a algunos el fenómeno de la calabaza cósmica de la Nasa por Halloween. Tanto da. Una mujer vencida camina sobre brotes resecos cargando un crío que no deja de llorar con la pancita más vacía que llena rumbo a la sala atestada del dispensario. El tipo piensa hace mucho en los que tienen hambre en el cuerpo y hambre de instrucción, en los faltos de trabajo, un techo, en los brazos que no deben caer. Y en reclamo de una justicia inflexible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario