mas

"Somos testigos de un nuevo mundo"

Creador de un manual del español para internet, redes sociales y nuevos medios es reconocido por su talento y creatividad. Estará en Rosario el jueves para poner en marcha un programa de Fundéu

Domingo 05 de Noviembre de 2017

Creador de un manual del español para internet, redes sociales y nuevos medios es reconocido por su talento y creatividad. Estará en Rosario el jueves para poner en marcha un programa de Fundéu

Una buena noticia: el periodista Mario Tascón estará Rosario el próximo jueves con motivo de la puesta en marcha el programa Fundéu Argentina que tiene por objetivo contribuir a un mejor uso del nuestro idioma en los medios de comunicación del país, oportunidad en la que dará una charla.

Tascón es el creador de un manual del español que contribuye a mejorar la comunicación en los nuevos medios.

El periodista habló con Más y adelantó algunos aspectos de su disertación titulada "Del aforismo al tuit: géneros breves narrativas y mensajes a través de las redes".

— ¿Cómo fue el proceso de crear un manual del español para internet, redes sociales y nuevos medios cuando existen tantas opciones?

— El manual siguió un proceso de trabajo moderno que comenzó por la búsqueda de expertos en todo el mundo que pudieran escribir sobre los diferentes temas que conformaban un índice original. A esos expertos se les pedían materiales específicos sobre las materias que dominaban. Esos artículos y documentos se ponían a disposición a través de un grupo de internet (100 personas) con lingüistas, periodistas, comunicadores y el propio personal de la Fundéu que hacían los añadidos, sugerencias o consideraciones, y se volvían a pasar a lo autores para que a su voluntad, lo cambiaran o corrigieran si era el caso. Estos materiales se fueron publicando en la web de Fundéu para ser sometidos al escrutinio también de la audiencia, que, en algunos casos, hizo apuntes pertinentes pero, sobre todo, sugerencias de mejoras y aspectos en los que merecía la pena profundizar. Con este método el índice se fue ampliando, así como el número de expertos que participaron. Todo el material se publicó en internet y, posteriormente, se realizó un compendio que sirvió para al libro en papel en que que se aplicó el habitual proceso de elaboración de un manual.

— En su bio de Twitter dice que le gustan algunos medios nuevos y otros viejos ¿Cuáles y por qué?

— Profesionalmente me he formado en prensa y radio y ahora me interesan desde hace muchos años, las narrativas multimedia e interactivas de los medios digitales, pero sigue resultándome atractivo el mundo del papel y las ondas herzianas. De hecho suelo mezclarlos a menudo. Experimentaste con varias formas y estructuras del lenguaje, desde la redacción de noticias, pasando por redes sociales y hasta una novela

EM_DASH ¿Dónde se siente más cómodo?

— Lo que más me interesa es la propia experimentación, reflejar narrativas de formas nuevas, o mezclando lo nuevo con lo viejo. Creo que tenemos la suerte de asistir al alumbramiento de un nuevo mundo que nos permite crear formas de expresión inexistentes hasta ahora. Lo interactivo, la informática, la inteligencia artificial, son tecnologías que, igual que Gutenberg hace siglos con la imprenta, tenemos a disposición para crear nuevos mundos, o construir de otra forma diferente lo que otros ya han creado antes. Las redes sociales me divierten mucho, el periodismo fue una pasión, especialmente en su vertiente más visual, pero también es un reto realizar conferencias multimedia como la próxima en Rosario sobre los géneros breves.

La inmediatez que exige el periodismo actual a veces no deja lugar a lo humano, al sentido común, a las historias cotidianas

EM_DASH ¿Cómo cree que se puede compatibilizar una cosa con otra en el periodismo actual?

—Creo que la inmediatez no está reñida con eso, es una cuestión de entrenamiento y de tener ayuda. Todo es más rápido pero también se comparte mejor por lo que puede haber varias voces que completen el análisis para una decisión y, al ser varios, ser más sabios por sumar inteligencia. En periodismo los compañeros de las agencias ya hace años que viven en el cambio constante, también los de la radio. Es una cuestión de adaptación.

—En relación a Twitter ¿Piensa que los 140 caracteres son limitantes?

— La limitación siempre ha sido un acicate para la creatividad. Los límites (impuestos o autoimpuestos) son una forma clásica de activar y poner a trabajar las neuronas. Por otro lado yo creo que es más difícil escribir corto que largo. Cuando apenas tienes caracteres o líneas concentrás el pensamiento y la posibilidad de errar por imprecisión es mayor. Como dice una frase muy conocida "disculpe que le haya escrito algo tan largo, no tenía tiempo de hacerlo más corto".

—El libro ¿en papel o virtual?

— No son objetos incompatibles. La literatura y la lectura reposada, en general, parece que en estos tiempos, frente a los primeros augurios, aguantan bien en papel y que la gente los sigue prefiriendo. Los libros de referencia (diccionario, enciclopedia, técnicos) sí que tienen los días contados. Pero también depende mucho de cuándo y cómo lees. La lectura digital por otra parte nos hace perder referencias físicas y experiencias visuales que, a posteriori, intervienen de forma muy importante en los procesos de aprendizaje, comprensión y memoria. Por otro lado la comodidad de poder llevar en un único dispositivo varios libros cuando uno viaja es imbatible. Esa sensación de acceso inmediato a la biblioteca de Alejandría que tenemos con nuestros teléfonos parece difícil de combatir sólo con libros de papel. Hay que ver, en cualquier caso, como evoluciona también el propio negocio tradicional de las librerías físicas frente a la distribución a los hogares de los gigantes del comercio digital.

— Su historia se caracteriza por estar a la vanguardia y tomar decisiones que en el momento parecen impensadas. Apelando a ese don de adelantarse ¿cómo ve el futuro del lenguaje y su riqueza a medida que lo virtual vaya avanzando?

— Me encantaría pensar que eso es cierto pero creo que tiene más que ver con haber trabajado en muchos campos y experimentado sin miedo y de manera continua. Seguramente para acertar una vez, como decía Edison, tuviste que equivocarte un centenar. Estoy muy contento de poder vivir una época en la que cualquiera tiene herramientas tan poderosas para desarrollar su expresión. Sin necesidad de cruzar el mundo, sin necesidad de estructuras costosas cualquiera en un pequeño pueblo de España, en un barrio de Rosario o en Nueva York puede convertirse en un referente literario, en un artista de vanguardia, o participar en cualquier tipo de movimiento, grupo o colectivo creador. Eso es un escenario muy positivo en el que, además, lo virtual cada vez es más poderoso y facilita herramientas más sencillas para comunicarnos. Nunca ha habido tantas posibilidades de crecimiento intelectual para tanta gente, sabiendo que tenemos que hacer un esfuerzo porque nadie se quede atrás y, a la vez, ser vigilantes de que en este nuevo mundo los gobiernos y las corporaciones no se aprovechen de muchas debilidades que este universo virtual todavía ofrece, como el peligro de la privacidad o la capacidad de manipulación por parte de los más poderosos.

Georgina Paladino

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario