mas

Las cuentas y el abrigo de la verdad

Entre las propuestas desplegadas en las escuelas por la Pueblada por la Identidad de Funes, los chicos trabajaron con las tarjetas postales de "Ovillo de trazos".

Domingo 10 de Diciembre de 2017

Entre las propuestas desplegadas en las escuelas por la Pueblada por la Identidad de Funes, los chicos trabajaron con las tarjetas postales de "Ovillo de trazos", un material disponible en internet donde doce autores y doce ilustradores tejieron microrrelatos para reflexionar sobre la memoria. Entre los materiales había una libreta donde los chicos tenían que llenar una cuenta sumando los integrantes de su familia, mascotas, canciones, juegos y sueños. Y en paralelo, imaginar cómo sería la cuenta de un nieto buscado. En esa segunda columna un chico escribió: dudas, 3; abuelos 4; miedos, muchísimos. Una nena puso: sueños tristes, 4; noches sin dormir, 3; y otro nene: veces que lloré, 100; dudas, 365 por año.

Milena Romano y Viviana Trasierra, de Pueblada por la Identidad de Funes, afirman que el desafío es llegar a los chicos por medio de la transmisión y el legado de la lucha, "porque hasta que no se restituya el último nieto las Abuelas va a seguir caminando".
Esta semana Abuelas anunció la restitución de su identidad a Adriana Garnier Ortolani, la nieta recuperada número 126. "Se me completó la vida", dijo la joven que nunca soñó con descubrirse diciendo "abuela" a los 40 años de edad. Su mamá Violeta fue secuestrada cuando estaba embarazada de ocho meses y ella nació en cautiverio en enero de 1977. Su partida de nacimiento fue falsificada por una médica que ya había fraguado partidas de nacimiento de otros tres nietos restituidos. Adriana creció sin saber que había sido adoptada ilegalmente y recién cuando murieron sus padres de crianza supo la verdad. Por la fecha de su nacimiento, se acercó a Abuelas, se sometió a los estudios de ADN y se cotejaron con las muestras del Banco Nacional de Datos Genéticos. Los primeros análisis dieron negativo, hasta que un año y medio después, y gracias a nuevos estudios, la llamaron desde la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) para confirmarle su verdadera identidad. "Es distinta la sensación de pensar que había sido abandonada, regalada, no deseada; a sentir que fui muy querida y buscada, con una familia hermosa". Y agregó: "No pudieron y el amor es más fuerte que el odio, siempre".
Cuando le tocó a Estela de Carlotto darle la bienvenida a la nieta 126, dijo: "Vamos quedando pocas Abuelas (...) Con la urgencia del tiempo que corre, volvemos a hacer un llamado a la sociedad a que nos ayuden en esta búsqueda que ya lleva 40 años. Y, a nuestros nietos y nietas, les reafirmamos que acá sólo los espera el amoroso abrigo de la verdad".

pueblada9.jpg
Adriana Garnier junto a Estela de Carlotto.
Adriana Garnier junto a Estela de Carlotto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario