..

La increíble historia del cadáver que se esfumó y la pelea por una fortuna

Desde el 11 de este mes se desarrolla el juicio contra María Angélica Godoy, el abogado Walter Martínez (ambos de Nogoyá) y el escribano Miguel Luis Galli, de Gualeguaychú, quienes están procesados por falsedad ideológica y estafa, al disponer y vender varios bienes de Reggiardo.

Domingo 30 de Marzo de 2008

Victoria.— Desde el 11 de este mes se desarrolla el juicio contra María Angélica Godoy, el abogado Walter Martínez (ambos de Nogoyá) y el escribano Miguel Luis Galli, de Gualeguaychú, quienes están procesados por falsedad ideológica y estafa, al disponer y vender varios bienes de Reggiardo.

Hasta tanto se resuelva esta instancia, el juicio sucesorio para determinar quiénes son los herederos reales del estanciero fallecido en 1998 se encuentra paralizado en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En el marco de las indagatorias, la Cámara del Crimen ordenó que se exhumara el cadáver de Reggiardo para comparar su ADN con el de la heredera. Pero cuando abrieron el ataúd se encontraron con que el cuerpo ya no estaba.

De todas maneras, el hecho no incidió en los análisis ya que los ladrones no contaban con un dato: había muestras de los restos del hombre custodiadas en tres puntos del país.

Pero lo llamativo es que a más de dos semanas del descubrimiento, el tribunal de Gualeguay aún no habría ordenado a la Justicia victoriense para que investigue la desaparición, ni se iniciaron acciones de oficio en ese sentido. O sea que nadie se tomó el trabajo de buscar el cadáver desaparecido, cuyo paradero es el dato más enigmático de la historia.

El análisis de ADN practicado a la mujer que decía ser descendiente del multimillonario victoriense muerto hace diez años corroboró que no es la hija biológica. El dato se conoció anteanoche, en el marco del juicio que se tramita en la Cámara del Crimen de Gualeguay, donde buscan determinar si la heredera del potentado fraguó documentación para que la declararan como tal. Pero el dato más escalofriante de esta verdadera novela es que el cuerpo de José Alberto Antonio Reggiardo (justamente suya es la fortuna que se disputa) no aparece después de 17 días que se descubriera que había sido robado. Y es más, nadie lo buscó.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario