La ciudad

Una multitud exigió justicia por la docente fallecida en una comisaría

A pesar del mal clima, marcharon con antorchas desde Tribunales hasta la sede de Gobernación, a un año de la muerte de María de los Angeles Paris.

Viernes 04 de Mayo de 2018

Con gestos de profundo dolor se desarrolló ayer una marcha de antorchas a un año de la muerte de la docente María de los Angeles Paris, quien falleció dentro de la comisaría 10ª en circunstancias extrañas. La marcha tuvo un alto contenido emocional y fue liderada por la familia de la bibliotecaria, que estuvo acompañada por representantes de Amsafé Rosario, Apdh (Asamblea Permanente de los Derechos Humanos ), la Cátedra de Criminología y Control Social de la UNR y algunos políticos locales, como los concejales Norma López, Roberto Sukerman, Celeste Lepratti y Eduardo Trasante.

También participó la Multisectorial contra la Violencia Institucional, espacio desde el que se expresan familiares de víctimas, junto a organizaciones de derechos humanos, sociales, políticas y gremiales.

Además, expusieron sus reclamos integrantes de la comunidad de la escuela Gurruchaga, donde ejercía Paris.

La movilización comenzó después de las 18.30 en el edificio de Tribunales provinciales, donde se encendieron decenas de antorchas, y luego se desplazó por calle Moreno hasta la plaza San Martín, frente a la sede local de Gobernación. Allí, bajo una tenue llovizna, una multitud estableció con firmeza los reclamos de justicia que persiguen quienes conocían a la docente, que denuncian que fue "detenida ilegal y violentamente, con golpes y torturas, por agentes policiales".

En cada cartel, bandera y antorcha se expresaba un sentimiento de bronca e indignación por lo ocurrido. Las críticas más duras se dirigieron a la gobernación y a la policía. "María de los Angeles fue golpeada, esposada y sostenida boca abajo por la fuerza dentro de la seccional 10ª hasta su muerte, por eso exigimos Justicia", aseguraron familiares durante la marcha que congregó a miles de personas.

Erica, su hija, encabezó el recorrido portando una tela blanca que rezaba: "Angeles Paris presente, ahora y siempre". En tanto, Guillermo, uno de sus hermanos, protagonizó el tramo más emotivo de las exposiciones orales, que se desarrollaron en la escalinata de ingreso a la sede de Gobierno, pasadas las 19.

"La presencia de tanta gente nos permite mantener vivo nuestro pedido de justicia. Hoy los responsables de lo que le pasó a mi hermana todavía no están castigados, por eso vamos a seguir con nuestros pedidos hasta que se haga justicia", exclamó emocionado. "Tanta solidaridad y tanto compromiso, fortalece nuestra lucha", resaltó el hermano de la docente.

Por su parte, Erica, la hija, se mostró tajante. "Queremos que se investigue como se tiene que investigar, y que paguen los que mataron a mi mamá".

Quienes se congregaron ayer entienden que hubo "violencia institucional", y refirieron sus sospechas apoyándose sobre la segunda autopsia que fue pedida por la familia, que reveló que la bibliotecaria "no murió de muerte natural, fue una muerte en custodia. Nosotros nunca tuvimos ninguna duda", admitió Guillermo, el hermano. "Esto demuestra que todo lo anterior se hizo con la única intención de estirar los tiempos y para tapar la responsabilidad del accionar de los policías", subrayó angustiado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario