La ciudad

Una escuela cumplió ayer un año sin servicio de gas

En Derqui al 7500 adelantan la merienda de los más de 400 alumnos para paliar el intenso frío en las aulas. Mientras, esperan las obras.

Miércoles 26 de Junio de 2019

Desde hace un año, los más de 400 chicos, los docentes y no docentes de la escuela Nº 1.263 enfrentan todos los días la dificultad permanente de no tener gas; una situación que ayer, con una sensación térmica de un dígito, se hizo sentir aún más y los convocó por tercera vez en un abrazo solidario a la institución para exigir al Ministerio de Educación de la provincia la regularización del sistema. Adelantar las meriendas por las bajas temperaturas en las aulas, calentar todos los días el agua a través de la única garrafa que tienen o en pavas eléctricas para lavar los más de 300 platos del comedor cada mediodía, dar y asistir a clases con guantes y las manos acalambradas y ver cómo el frío afecta la salud de chicos y adultos son parte las consecuencias que sufren desde hace 12 meses, cuando Litoral Gas desconectó el servicio y nunca se hicieron las obras para reponerlo. En la última reunión, las autoridades provinciales prometieron las obras en menos de un mes, pero ese plazo se venció y siguen sin gas.

El edificio donde funciona la escuela primaria y el jardín de infantes Nº 334 está en Derqui 7581, apenas a cien metros de la avenida de Circunvalación y en un predio donde el viento helado del invierno pega duro y el frío se siente bastante más que en otros puntos de la ciudad.

A los dos establecimientos Litoral Gas les cortó el suministro el 25 de junio de 2018, cuando alertaron de un olor sospechoso y, tras eso, la empresa que presta el servicio advirtió que había que hacer una serie de obras para poder llevar adelante la reconexión.

Los trabajos de readecuación no se hicieron. Desde entonces, reclaman esas tareas y el servicio. Ya hubo reuniones en el Ministerio de Educación, abrazos simbólicos al edificio e incluso las autoridades de la escuela denunciaron en agosto pasado que las bajas temperaturas en las aulas dispararon el ausentismo en un 50 por ciento en el nivel inicial y un 40 por ciento entre chicos y docentes de la primaria.

Es más, a lo largo de todos estos meses muchas madres iban y venían de la escuela con sus hijos y una estufa eléctrica a cuestas. en tanto, la delegada de Amsafé Rosario, María Inés López, insistió ayer en que "acá hay más bronquitis, más chicos enfermos y más docentes enfermos", una nueva alerta ante el frío que ya comenzó con todo.

El comedor

La escuela tiene más de 400 alumnos que a diario toman la merienda allí y son más de 300 los que se quedan en el comedor. Si bien los alimentos llegan ya calientes de la Cocina Centralizada de Granadero Baigorria, las auxiliares de cocina de UPCN relatan que tienen que hacer malabares al no tener gas.

"Hay que calentar agua todos los días para lavar los 300 platos como corresponde, porque luego los chicos tienen que volver a comer en esa vajilla", dijo Elena, y aseguró que eso se hace con la única garrafa que tienen en la cocina y, a veces, con pavas eléctricas.

Ahora con el frío, los horarios de la merienda, mate cocido caliente, se adelantan la mayoría de las veces, advirtió la vicedirectora del turno tarde, Carina Van Zandweghe.

Las gestiones fueron muchas. "Acá vienen, miran, pero las obras no se hicieron", recalcó la delegada de Amsafé. Es que a lo largo de los 12 meses que transcurrieron hubo encuentros con funcionarios, compromisos incumplidos y ayer, en el aniversario del corte, se organizó una más de las protestas que la comunidad educativa ya viene llevando adelante.

Oficialmente, desde el Ministerio de Educación, indicaron que cuando ya estaba avanzada la gestión "hubo un problema con el presupuesto y se volvió atrás", y sumaron que "hubo reuniones con la empresa contratada para resolver el tema e iniciar la obra lo más rápido posible".

Así y todo, para el titular de Amsafé Rosario, Gustavo Terés, quien participó de la protesta, la situación "no hace más que mostrar la ineficiencia de una gestión que debería haber solucionado esta situación durante el receso de verano, y no esperar un año y comenzar el invierno con el mismo problema".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario