Atentado en Nueva York

Sentido homenaje en el último adiós a Ariel Erlij en el cementerio El Prado en Pérez

El empresario rosarino de 48 años fue despedido por familiares y amigos en una ceremonia ayer en El Prado.

Lunes 06 de Noviembre de 2017

Una gran cantidad de personas se acercó desde la mañana de ayer al cementerio privado El Prado, de la vecina ciudad de Pérez, para darle el último adiós al empresario Ariel Erlij, uno de los cinco rosarinos fallecidos el martes pasado por un atentado terrorista en Nueva York, mientras celebraban 30 años de egresados del Politécnico.
Familiares, amigos, y miembros del círculo afectivo más íntimo del empresario, participaron de una sentida ceremonia, en la que las lágrimas y los abrazos fueron los gestos que sirvieron para expresar y canalizar el profundo dolor por lo sucedido.

Desde las 9 comenzaron a llegar los primeros asistentes para rendirle un emotivo homenaje a este ingeniero, de 48 años, que perdió la vida abrupta e inexplicablemente, en un viaje de amigos.


perez1.jpg


La sala velatoria de El Prado estaba preparada desde temprano. Y según contaron quienes asistieron, también había mobiliario de color blanco, distribuido sobre una bella zona parquizada, con el verde intenso del césped como piso, y con cielo limpio como techo, que exageró los efectos de un sol impiadoso.

De acuerdo a lo que relataron algunos allegados, había muchos jarrones y arreglos con rosas rojas y blancas. Destacaron que hubo una organización de alto nivel.

Minutos después de las 11, llegó el coche fúnebre (marca Citroen) con el cuerpo, escoltado con dos motocicletas y una pick up de la policía de la provincia. Unos pocos minutos antes habían arribado sus familiares directos, que venían acompañando el recorrido desde Buenos Aires.

Leer más: Familiares y amigos despiden a los rosarinos muertos en el atentado en Nueva York


Atravesando el mediodía se produjo el momento de más angustia. Donde ninguna palabra, y ningún abrazo, alcanzaba para transformarse en elemento de contención. Esa primera hora tras la recepción, fue sin dudas el pasaje más complicado para la familia y los amigos de Erlij, quienes decidieron no dejar pasar a la prensa y armaron una sala en el ingreso del cementerio para preservar la intimidad y la privacidad del encuentro, y para que los periodistas puedan desarrollar sus tareas.

Según lo que contaron allegados de la familia, uno de los gestos más emotivos fue que los compañeros del Colegio Inglés de los hijos de Erlij se acercaron para saludar y acompañar en este difícil momento.

La ceremonia contó con una numerosa y celosa comitiva de seguridad, que estuvo atenta a cada detalle, y a cada pedido de la familia.

Este sentido homenaje, se extendió hasta las 19 de ayer, en el coqueto predio pegado a la ruta 33 (km 847), en la ciudad de Pérez.



En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario