salud

Santa Fe licenció a los médicos de la provincia que trabajan en Buenos Aires

La decisión intenta evitar los contagios del personal de salud y contempla a los profesionales que se desempeñan en las áreas críticas.

Domingo 02 de Agosto de 2020

Pese al debate que generó la propuesta de evitar que los médicos santafesinos sigan desempeñándose en centros de salud de la provincia de Buenas Aires, el gobierno santafesino avanzó en esa estrategia y, a través de una resolución del Ministerio de Salud, decidió licenciar a todos los profesionales que atienden en las áreas críticas de efectores de ese distrito y, al mismo tiempo, prestan asistencia en el territorio provincial.

Así lo confirmó el secretario de Salud, Jorge Prieto, en una semana donde fundamentalmente en el sector privado se produjo un alto número de contagios, lo que incrementó el número del personal de salud positivo de Covid-19, que pasó del 11 al 13 por ciento.

La intención había sido planteada al principios de julio ante el caso de un médico bonaerense con Covid que también cubría guardias en el Hospital de Venado Tuerto, y había generado la reacción de los gremios que agrupan a los profesionales de la salud en la Asociación Médica de la República Argentina (Amra) y el Sindicato de Profesionales Universitarios de la Salud (Siprus), quienes consideraron a la medida como compulsiva e inconsulta.

A la hora de explicar los contagios entre el personal de salud y las razones de la medida, el viceministro de la provincia dijo que "el tipo de contagio predominante sigue siendo transversal, lo que significa que un médico o un enfermero puede resultar positivo por el pluriempleo en diferentes centros médicos, pero también por las actividades de socialización que desarrolla fuera de esos espacios".

Así y todo, consideró el otorgamiento de licencias a quienes se desempeñan en Buenos Aires como una "medida necesaria y adicional, ya que no está establecida por protocolo, pero es una estrategia más para evitar los contagios".

En ese punto, el funcionario señaló que, teniendo en cuenta el pluriempleo del personal de salud "se trata de establecer la trazabilidad de esos recursos humanos que se desempeñan en la provincia", y sobre ese mapa se trazó "la estrategia preventiva de licenciar a todos los médicos que trabajan en servicios críticos de Buenos Aires, donde ya había una alta circulación del virus, y que al mismo tiempo ingresaban a Santa Fe para hacer consultorio o como médicos de sala".

El planteo gremial

Si bien desde Siprus recalcaron que es una determinación adecuada para frenar la circulación del virus", apuntaron a la falta de convocatoria a los trabajadores "a la hora de definir estrategias y políticas sanitarias, más aún en este contexto de pandemia", según señaló su titular, María Fernanda Boriotti.

La dirigente recalcó además que quienes se desempeñan en el sector público fueron licenciados y continúan cobrando sus salarios, algo que no sucede en el sector privado. "Un médico que trabaja en Zárate y en un hospital público de Rosario, puede seguir trabajando en provincia de Buenos Aires, Santa Fe le otorga licencia, pero percibe su salario —detalló—. El problema es que en los privados, les hacen la misma sugerencia, pero sin pagar el salario".

La medida, en su momento resistida con un ruidazo que buscó evidenciar "un escenario de pluriempleo que se da por los bajos salarios" , ya fue puesta en marcha. Y por ahora no hubo ningún avance sobre la "compensación económica o subsidio" exigido por Amra.

Restricciones al viajar a zonas con circulación comunitaria

El gobierno provincial dispuso ayer una serie de restricciones para quienes se trasladen dentro del territorio santafesino a zonas con circulación comunitaria de Covid-19.

   La disposición establece que quienes, por ser trabajadores esenciales, razones de fuerza mayor y cuestiones profesionales o comerciales circulen dentro de la provincia por zonas de circulación comunitaria del virus, como el caso de Rosario, no podrán realizar, al retorno a su lugar de origen, las actividades permitidas.

   El decreto refiere a las prácticas deportiva, reuniones religiosas, y la concurrencia a bares, restaurantes, y shoppings, además de la pesca, las actividades artísticas y las salidas breves ligadas al esparcimiento.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario