La ciudad

San Expedito congregó a una multitud de fieles con una premisa: agradecer

Fe y devoción. Hubo hasta dos horas de espera y fila de más de una cuadra para ingresar a la parroquia a venerar la imagen del santo de las causas urgentes.

Miércoles 20 de Abril de 2016

Como cada 19 de abril se celebró ayer el día de San Expedito. Miles de fieles formaron una fila de más de una cuadra y esperaron hasta dos horas en la parroquia San Cayetano, principalmente, para agradecer por las causas pedidas.

Desde muy temprano se acercaron los feligreses a pedir y agradecer a San Expedito, el santo de las causas urgentes. La esquina de Buenos Aires y Riobamba estuvo cortada todo el día, dando paso sólo a los colectivos que circulan por ese tramo. La premisa principal fue el agradecimiento: esto se pudo ver reflejado en siete pasacalles dispuestos frente a la parroquia, a los que hay que sumarles otros dos a un costado de la misma. Las leyendas se repetían entre las pancartas, que rezaban un "Gracias San Expedito" en cada una de ellas. Algunas, de paso, agradecieron también a San Cayetano (patrono de la parroquia de calle Buenos Aires) y a San Roque.

La gente, que llegó a formar una fila desde la puerta de la parroquia (a mitad de cuadra, por Buenos Aires) hasta la mitad de cuadra por Cerrito, se manifestó en agradecimiento a San Expedito y llegó a esperar más de dos horas para dejar sus ofrendas en la imagen que está dispuesta en el ala derecha de la parroquia.

Como Cristina, que llegó para agradecer en compañía de su hija: "Vengo a agradecer por la vez que lo invoqué y me respondió. Siempre vengo a la parroquia por San Cayetano, esta es la primera vez que vengo por San Expedito".

Quien también fue, pero sola, fue Norma. Ya hace cuatro años que asiste los 19 de abril, aunque aclaró que todos los 19 de cada mes, también va.

Algunos, un tanto discretos, se alejaron de la fila para poder tomar fotos desde la vereda de enfrente. Desde allí, la fachada de la parroquia y la gente daban una imagen contundente del significado del 19 de abril.

Revolución. Como no podía ser de otra manera, se dispusieron varios puestos de ventas en torno a la festividad por el Día de San Expedito. Sobre la vereda de la parroquia se colocaron ocho puestos que vendían una buena variedad de elementos significativos sobre la imagen de San Expedito: estatuillas y velas de diferentes tamaños, sumados a las clásicas estampitas. Las figuras del santo oscilaban entre los 30 y los 100 pesos.

Uno de los puesteros, que habilitó un tablón en la esquina de Buenos Aires y Riobamba, dio cuenta de que "ya había pasado mucha gente". A pesar de que la última misa estaba dispuesta para las 19, este comerciante afirmó que se quedaría hasta las 21 porque "siempre queda algún rezagado".

A su vez, frente a la fila que se armó por Cerrito, un cerrajero estaba en su comercio y aseguró que la movida para esta fecha "es común". "Todos los 19 de cada mes hay gente, pero para esta fecha siempre hay más. Hasta las 20 no dejan de pasar personas", afirmó.

El origen. Expedito fue, según la historia, comandante de la legión XII romana. Hay varias historias que determinan su conversión al cristianismo, pero sí hay algo en lo que todas confluyen: el desenlace fue trágico, ya que por su conversión fue flagelado y asesinado por orden del emperador romano Diocleciano un 19 de abril, presuntamente, del año 303.

No sólo urgencias

Además de causas urgentes, San Expedito es considerado patrón de causas legales muy prolongadas y protector de militares, estudiantes, jóvenes y viajeros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario