La ciudad

Murió en el vacunatorio de La Rural una mujer que iba a aplicarse la segunda dosis

La víctima, de 66 años, no llegó a inocularse. Se descompuso a poco de ingresar a uno de los pabellones. Había demoras en el operativo

Martes 29 de Junio de 2021

Una mujer de 66 años falleció este martes en el predio de La Rural donde la provincia lleva adelante la campaña de vacunación contra el coronavirus. La víctima había ido a aplicarse la segunda dosis de la vacuna, pero se descompensó a poco de ingresar y falleció.

La persona fallecida se había colocado la primera dosis de la vacuna AstraZeneca y había tenido covid, confirmaron a La Capital fuentes vinculadas al operativo. Ocurrió que la mujer se descompensó cuando ingresaba por la rampa de acceso que desemboca en los galpones y, según trascendió, sufrió un paro cardiorrespiratorio que le provocó el fallecimiento en el acto pese a los esfuerzos médicos. Los servicios de emergencia intentaron reanimarla -hay una ambulancia de forma permanente ubicada cerca de los pabellones donde se realizan las inmunizaciones masivas- pero no lo lograron.

Debido al episodio, se registraba este mediodía una demora en el operativo de vacunación que provocó extensas filas en las afueras del ingreso al predio por bulevar Oroño, a tal punto que la cola de uno de los retenes de acceso daba la vuelta hacia 27 de febrero, mientras que la otra hilera apenas superaba la mitad de esa cuadra que termina en al avenida Dante Alighieri, lindera al Hipódromo.

Una tristeza entre las alegrías

Eran pasadas las 14 de este martes cuando Silvia Aguirre, una docente de escuela primaria, salía de vacunarse feliz tras recibir la segunda dosis de la vacuna Sputnik V, con una alegría algo empañada por el inesperado fallecimiento de una persona en el predio.

"Ocurrió que una persona se descompensó justamente en el horario que comenzaba el cambio de turno de personal, fue antes de ingresar a vacunarse", le comentó a La Capital Silvia, de 67 años y con una patología de base, razón por la cual acababa de ser inoculada por segunda vez con la vacuna rusa.

"Tenía el turno temprano pero llegué hace un rato (cerca del mediodía) porque soy persona de riesgo y tuve que ir al cardiólogo por un marcapasos especial que tengo colocado", comentó al precisar el motivo de su retraso respecto al horario asignado.

"Te puedo asegurar que fue rapidísimo, más allá de que había bastante gente porque se colocaban primeras y segundas dosis, por eso tuvieron que colocar más boxes", destacó para agregar que "es muy buena atención, todo calefaccionado, muy rápido y mucha limpieza; impecable y muy amables todos".

Por su parte, a la misma hora que Silvia, Rocío salía hacia bulevar 27 de febrero tras ser inoculada. Lo hacía tranquila y con una máscara transparente por encima del barbijo. Se la veía tranquila y aliviada. "Estuve en otro ala del predio y por lo que sé, se descompuso una señora y también hubo otras personas que se descompusieron antes de vacunarse, se ve que por nervios", explicó, al tiempo que admitió que "la caída del sistema suele ocurrir".

Curiosos y desencuentros

Mientras la fila comenzaba a avanzar tras normalizarse la atención adentro del predio de la ex Rural, muchos y muchas eran los que se acercaban a los primeros puestos de los retenes para evacuar dudas acerca del horario del turno y sobre la vacuna que estaban colocando. Fueron varios los que hasta frenaron en doble fila para preguntar: “¿Qué vacuna están colocando?”. En tanto que otros y otras hacían señas al personal apostado en el ingreso principal para asesorarse o curiosear respecto al la campaña.

"El turno lo habíamos perdido porque nunca nos había llegado el mail, pero acá estamos en la fila, esperando como todos y todas. Siempre va rápido, es la primera vez que veo colas", comentó Carolina, quien estaba acompañada por su hija adolescente aunque, esta vez y por capacidad del lugar, el ingreso estaba solo restringido a quienes iban a ser vacunados.

"No dejan pasar acompañantes, avanza de a tramos grandes y por momentos se frena porque hay mucha gente", comentó Paola, de 41 años, quien tenía turno a las 13.30 y aún estaba en la fila a raíz del inconveniente que se había presentado con la descompensación de la mujer de 66 años y el posterior fallecimiento. Sin embargo, el optimismo y las ganas de vacunarse eran más fuertes por lo que primaba la paciencia y la expectativa para inmunizarse.

Mientras tanto, otros preguntaban: “¿No sabés qué están colocando?”; “¿Es la Sputnik o AstraZeneca?”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario