La ciudad

Mujeres se unen en dos ONG para asistir a las detenidas y acompañar a las visitas en las cárceles

Las organizaciones "Mujeres tras las rejas" y "Pensamiento penal" abrieron una sede con talleres para quienes son las que siempre acompañan a detenidos y detenidas

Martes 11 de Mayo de 2021

Mujeres por y para mujeres, pura sororidad. Esta historia es sobre unas 30 mujeres de dos ONG con perspectiva de género, que desde hace años trabajan con detenidas y visibilizan su situación de encierro. Pero que ahora van por más. Las "Mujeres tras las rejas" y el grupo de "Pensamiento penal" abrieron una sede en Tucumán 2647 donde también trabajarán interdisciplinariamente y codo a codo con las mujeres que asisten y visitan a las mujeres presas: madres, amigas, abuelas, sobrinas, suegras, parejas e hijas. Las que siempre están. Y estas dos asociaciones trabajarán con ellas porque son las que cuidan las casas, proles e historias de quienes están recluidas. Pero a la vez, son las que se ocupan de visitar también a los varones presos.

"Es que en general se da así: si un hombre está detenido quien lo visita es una mujer, si una mujer está detenida, también la visita una mujer", dice la abogada Bernardette Blua de la Asociación Pensamiento Penal.

Talleres de confección textil, de literatura y poesía, de radio, prácticas de fútbol y de huerta son las propuestas en juego y se están proyectando, a pedido de las muchachas, espacios para aprender peluquería, manicuría, arreglo de bicicleta, arbitraje de fútbol y fotografía social. También se prevé abrir un espacio de biblioteca de criminología feminista, ya que en el área no abundan trabajos con ese enfoque ni tampoco historias de las mujeres recluidas. Todos los talleres están atravesados por el objetivo de construir ciudadanía.

mujeres.jpg

Las actividades ya las vienen haciendo las detenidas en los pabellones de 27 de Febrero al 7800, en los márgenes de la ciudad y donde no llegan los colectivos. Pero ahora podrán continuar haciéndolas cuando recuperen su libertad y junto a sus familiares y amigas, en la nueva sede del centro.

La población a las que van dirigidas las actividades se compone de 170 mujeres detenidas, en cuatro pabellones, uno de madres (hay 11 con 10 sus niñitos hasta 4 años viviendo con ellas), dos de Justicia provincial y otro de Justicia federal.

La comunidad es conocida desde 2006, cuando las presas se alojaban en la ex Unidad 5, por la licenciada en Pedagogía Social, maestranda en género de la UNR y fundadora de Mujeres tras las rejas, Graciela Rojas. "Se trata de mujeres pobres, en su mayoría de barrios marginales, cabeza de familia monoparental y madres, sin acceso a la Justicia, a la salud y a la educación. Muy vulnerables y en un encierro carcelario poco visibilizado: no hay políticas públicas en torno al encierro", dice Rojas.

futbol11.jpg

Pero además, muchas de estas mujeres privadas de su libertad están ligadas al narcomenudeo. "La actividad se liga a su supervivencia porque están excluidas del mercado laboral al tener poca capacitación y muchos hijos". Pero según remarca Rojas, "en su mayoría no padecen consumos problemáticos como años atrás. Prestan su ventana o su celular como sostén, son el último eslabón de una actividad delictiva".

Talleres, con palabras y escuchas

Por eso, recalca Rojas, son tan importantes los talleres y que circulen los relatos, las palabras uy una escucha psicológica si es necesaria, en ellos. "Las mujeres necesitan empoderarse para presentarse y pensar qué harán al salir, la idea es que tengan herramientas para reconocer sus derechos. Que entre otras cosas aprendan a redactar un currículum o notas para un hospital, un defensor, la policía, un Juzgado o la escuela de sus hijos. No son mujeres 'pobrecitas' son inteligentes y resistentes".

Desde la otra asociación, Pensamiento Penal, que en 2016 hizo base en Santa Fe y Rosario, Blua, especialista en Derecho penal, destacó la actividad de representación penal y académica que viene realizando su grupo en todo el país, sobre derechos humanos y régimen penal que afectan a las personas privadas de libertad, y que se ensamblara al trabajo de talleres en esta nueva sede.

telleres555.jpg

"Continuaremos trabajando con las mujeres que estuvieron presas, desde el afuera, pero además la idea es sumar a las mujeres que les hacen el aguante a ellas y a los varones presos. Porque hasta ahora, en la cárcel quienes asistían a los talleres, al salir, cortaban la actividad. En un futuro queremos coordinar una Casa Pre Egreso, una instancia intermedia a recuperar la libertad".

Ambas mujeres, como representantes de las asociaciones ensambladas, dejaron en claro que en el trabajo de esta sede como en todo el que se viene realizando con las detenidas no se trabaja con las cusas. Tampoco se buscan resultados. "Solo se les presta brazos y escucha –dice Rojas– porque sabemos que no le vamos a resolver la vida a ninguna de ellas, solo somos un puente entre adentro y afuera".

Son dictados ad honorem por voluntarias y está abierta la posibilidad de sumar a quien quiera colaborar, contactándose por las redes en FB Ong Mujeres Tras Las Rejas o Instagram @mujeres.traslasrejas.1. También en FB Asociación Pensamiento Penal o Twitter @pensapenal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario