La ciudad

Los alumnos de la UTN almorzaron en la calle para exigir un menú económico

Cocinaron 500 raciones de ñoquis, que se vendieron a 25 pesos cada una. Denunciaron que son la única facultad sin comedor universitario.

Jueves 26 de Abril de 2018

Con una "ñoquiada" para 500 comensales en plena calle, los estudiantes de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), Regional Rosario, denunciaron ayer que son "la única facultad" de la ciudad que no tiene "ni comedor universitario ni menú económico". Y para demostrar que es posible dar de comer a cientos de jóvenes de buen diente con poca plata, cocinaron ñoquis a la bolognesa y cobraron el ticket 25 pesos, incluyendo jugo, pan y una fruta. Sacaron tablones y bancos a la calle, cortaron Zeballos en la esquina con Entre Ríos y almorzaron y cenaron una suculenta comida casera.

En el bar concesionado dentro de la facultad, media pizza sale entre 50 y 65 pesos, a lo que hay que sumar 22 de gaseosa, y en los alrededores el menú más económico con bebida no baja de 90. Casi cuatro veces más que la bandeja completa que ellos mismos prepararon y que ahora piden se ofrezca en la misma Universidad.

El planteo de los estudiantes, surgido básicamente del cuerpo de delegados de buena parte de los 70 cursos que se dictan en las cinco carreras de la UTN en Rosario, es que en el resto de las facultades públicas de la ciudad —que dependen de la UNR— existen opciones económicas para que los alumnos se alimenten, mientras que en la de ellos no hay ninguna.

"Yo entro a cursar a las 19.15 y termino media hora después de la medianoche", cuenta Rosario Ríos, una de las alumnas de primer año de Ingeniería Química que ayer temprano empezó con los preparativos para la gran "ñoquiada".

Tres cocineros —Federico Ruiz, Julián Maino y Bruno Wienzbicki— se pusieron al frente de dos grandes cacerolas, una de 50 litros para la bolognesa, que como la tradición manda se cocinó durante horas, y otra de 75 para hervir los kilos y kilos de ñoquis que esperaban sobre la mesa y que a la hora del almuerzo y la cena sacarían del agua con un enorme colador.

"Tenemos todo calculado: desde la cantidad de aceite y sal, hasta la ración exacta de pasta y de salsa para cada uno", contó uno de los improvisados chefs.

Compraron cada ingrediente y vajilla descartable en el lugar más barato. Generaron la logística necesaria. Y armaron un comedor en plena calle. Obviamente, cerca del mediodía cortaron el tránsito por Zeballos con un gran cartel que anunciaba la ñoquiada y su objetivo: tener un menú económico.

Platos caros

"En los alrededores de la facultad un plato de comida arranca de 80 pesos y un menú completo no baja de 120", argumentó otro de los impulsores de la movida, Stefano Leone, alumno de 4º en Ingeniería en Sistemas e integrante de la agrupación Tecnológicos Autoconvocados.

El estudiante razonó que "se hace imposible para muchos mantenerse en la facultad", pese a la cantidad de alumnos que trabajan. Muchos incluso llegan de afuera y deben pagar alquiler, sin contar los "tarifazos, que afectan a todos por igual".

"Por eso necesitamos un menú económico", reclamó, sobre todo cuando el único bar que funciona dentro de la facultad lo hace gracias a una "concesión privada".

En el interior de ese local, ayer sólo dos mesas se veían ocupadas. Y el cartel de precios, aunque ajustados, no incluía nada semejante a la oferta que se estaba haciendo en la calle y que ya llevaba vendidos 420 tickets sobre 500. El resto, era sabido, desaparecería sobre la hora.

El cartel de precios del bar consignaba que media pizza de queso sale 50 pesos y la especial 65. Enteras, 90 y 120. Una gaseosa 22 y un cortado 27. Un café con leche más dos medialunas, 35.

En la esquina, el bar Buenas Migas ofrecía un sandwich a 80 y una infusión con medialunas a 40. Enfrente, La Cocina, menúes económicos a 70 y con bebida a 90.

A media cuadra, sentados en bancos a largas mesas, medio centenar de estudiantes demostraban que es posible comer bien y barato, a condición de que exista la voluntad política para garantizarlo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario