La ciudad

La caída de las máscaras como respuesta social

Martes 22 de Mayo de 2018

"Las denuncias por violencia de género en el ámbito de la Universidad están creciendo y van a seguir haciéndolo no sólo porque hay un contexto social que hace que esto ya no se tolere, como podía hacerse diez años atrás; pero también porque hay una fuerte reacción de quienes ostentan este poder patriarcal frente a estas denuncias que hacen caer las máscaras", señala Florencia Rovetto, investigadora del Conicet y directora del Centro de Investigaciones Feministas y Estudios de Género (Cifeg).

Rovetto fue una de las gestoras de los primeros protocolos de atención para situaciones de violencia de género, que se aprobó en 2014 en la facultad de Ciencia Política de la UNR. Y después de que se hicieran públicas las denuncias de las estudiantes de la facultad de Arquitectura, se sumó a exigir el tratamiento "en forma urgente" de un protocolo y plan de acción para el abordaje de esta problemática dentro del ámbito universitario.

El proyecto auspicia el tratamiento de la violencia machista en base a los principios de asesoramiento grautito, privacidad, no revictimización y celeridad. "La educación superior históricamente ha sido una institución patriarcal, diseñada desde la mirada de los varones blancos, de clase media y heterosexuales. Pero las mujeres somos más del 60 por ciento de la comunidad universitaria y no podemos seguir padeciendo violencias que nos afectan en nuestra capacidad laboral, en nuestra carrera académica y nuestros vínculos", señaló.

Rovetto recordó que el borrador del protocolo fue presentado en mayo del año pasado por las integrantes del Area de Mujeres del gremio que representa a los docentes universitarios, la Coad. Desde entonces la iniciativa no fue abordada por el Consejo Superior de la UNR.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario