La ciudad

La alianza entre radicales y peronistas que lleva más de una década

Franco Bartolacci fue ungido rector de la UNR, cargo que ocupará a partir del 6 de agosto y por los próximos cuatro años.

Jueves 23 de Mayo de 2019

Con 184 votos a favor, el ex decano de la Facultad de Ciencia Política, Franco Bartolacci, fue ungido ayer como nuevo rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) por la asamblea universitaria, el órgano máximo de gobierno que lo llevará a presidir los destinos de la casa de estudios a partir del 6 de agosto y por los próximos cuatro años.

De este modo, la alianza que ya lleva más de una década entre radicales y justicialistas logra una continuidad en el proceso; aunque esta vez para lograr los votos necesarios debió también negociar y sumar al radicalismo vinculado al PRO, lo que llevó al actual decano de Odontología, Darío Masía, a ser electo como vicerrector. Con esos acuerdos sellados, que garantizaban el triunfo, la candidatura —impulsada por los socialistas y el Alde— que proponía a la actual ministra de Educación y ex decana de Bioquímica, Claudia Balagué, directamente no fue propuesta y se reemplazó por la de Esteban Serra, que logró 57 votos.

La asamblea se inició con puntualidad a las 8.30 y fue presidida por el hasta ahora rector, Héctor Floriani, que pocas horas antes mantenía sus aspiraciones de reelección; y que con 198 de los 276 asambleístas dio por iniciado el proceso de elección que concluyó con la votación, ya sobre el mediodía.

La representatividad y la modalidad de la elección, el ajuste en ciencia y educación, el atraso de los salarios, la necesidad de una Universidad feminista con transversalidad de contenidos y aplicación de protocolo contra la violencia de género, el “récord histórico” de deserción estudiantil ante las políticas de ajuste del gobierno nacional y fundamentalmente el reclamo de “ciudadanía universitaria” de los alumnos, docentes y no docentes de las tres escuelas preuniversitarias —Instituto Politécnico, Superior de Comercio y Agrotécnica de Casilda— fueron los principales reclamos que se escucharon adentro y afuera del salón de actos de Ingeniería.

Docentes y representantes estudiantiles de agrupaciones de izquierda encabezaron las críticas que más tarde los propios estudiantes secundarios, que se habían convocado en la puerta, llevaron al balcón del segundo piso del salón de actos. Desde allí se hicieron escuchar en una asamblea donde no tenían “ni voz ni voto”. Así lo gritaron y también lo simbolizaron en la vereda de calle Pellegrini con una fila de sillas con los nombres de quienes debían estar en el interior en su representación.

La secretaria General de Coad, Laura Ferrer Varela, llevó ese reclamo dentro del recinto, recordó el compromiso que había tomado el rector Floriani de que “no iba a pasar el 2018 sin que se lograra la ciudadanía universitaria para docentes y alumnos” de las escuelas, e insistió en la “necesidad de una reforma de los estatutos” de la UNR.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario