La ciudad

Impulsan el turismo regional para levantar el comercio de Rosario

La Asociación Casco Histórico propone formar un corredor que una a la ciudad con Santa Fe y San Lorenzo para ofrecer paquetes de tres días

Lunes 11 de Enero de 2021

Como salida a la crisis, los comerciantes de Rosario conversan con el gobierno provincial y localidades vecinas para impulsar que los habitantes de la región visiten la ciudad y hagan compras en el centro. En busca de planificar la esperada reactivación que —suponen— llegará luego del verano, los referentes no se toman vacaciones y proponen armar un corredor turístico Rosario-San Lorenzo-Santa Fe como alternativa para potenciar las ventas y que la zona renazca tras un año negro signado por la depresión económica que generó el Covid-19.

“Nuestro fuerte como ciudad es el comercio, pero creemos que el turismo también podría serlo, aunque lamentablemente hasta el momento no se ha sabido explotar. Rosario no es Barcelona, pero la pandemia mundial nos da una oportunidad para que resurja y que eso mueva colateralmente las ventas”, explicó Fabio Acosta, titular de la Asociación Casco Histórico, entidad que agrupa a comerciantes y vecinos del centro de la ciudad. Es que a partir de la llegada del virus y la imposibilidad de comprar en ferias de Buenos Aires como La Salada, la ciudad se convirtió en la referencia para las compras de toda la región, pero creen que falta impulsar que las personas la recorran.

Acosta considera que la herramienta ha sido “poco explorada” por las últimas gestiones municipales: “Se limitaron a describir lo que hacían los pasajeros cuando venían los fines de semana largos. Sus estrategias para atraer visitantes claramente no funcionaron, lo que trajo como consecuencia fue que los turistas pernocten en su gran mayoría una sola noche, porque no sabían qué hacer después de sacarse instantáneas en los cañones del Monumento, más que ir a los shoppings o a tirar unas fichas en el casino, esperar la noche y poder disfrutar de la excelente gastronomía con que cuenta la ciudad”, consideró.

“Las convenciones, la actividad empresarial y deportiva nos dio el aire que necesitaba la hotelería, pero nos faltó el turismo receptivo de clase media y media alta. Tenemos un robusto turismo empresario, de reuniones y congresos, que fue golpeado por la pandemia pero que va a volver a resurgir seguramente”, analizó el referente. Sin embargo, vislumbra que como pasó en otras ocasiones, solo lo aprovechará la hotelería, gastronomía o el casino: “Hay mucho más para hacer en la región y en la ciudad, si se trabaja en equipo con otras localidades, para que más sectores se vean beneficiados”, dijo.

En conversaciones

Por eso, desde octubre comenzaron las conversaciones con la provincia, funcionarios y armadores de tours de la ciudad de Santa Fe y San Lorenzo, con la propuesta de armar un corredor turístico que una a las tres ciudades, y ofrecer paquetes de dos o tres días con guías físicos y no virtuales. “Gustan más, en especial a la tercera edad, amante de estas salidas”, explicó el presidente de Casco Histórico. El diálogo con la Secretaría de Turismo está muy avanzado, y creen que antes del fin de la temporada estival ya estará formalizado el acuerdo marco de trabajo conjunto.

Desde la entidad céntrica aducen que “sobran historias de Rosario, patrimonio arquitectónico y bellezas naturales inexploradas para ofrecer al turismo, como las quebradas del Saladillo, que son desconocidas para el visitante de otra región, una de las dos que existen en la llanura pampeana y a 10 minutos del microcentro”. No obstante, señalan que “falta decisión política” para avanzar en ese sentido: recursos para infraestructura, seguridad en algunos corredores y articulación con las empresas de turismo para que las zonas visitadas por los tours tengan los comercios abiertos. La idea es que también se puedan visitar palacios los fines de semana, como el de los Leones, donde funciona la Municipalidad, o el Vasallo que ocupa el Concejo. “Tenemos guías e historiadores de primera línea que seguramente se sumarian a participar en la organización”, pronosticó Acosta.

Para los comerciantes del área central, “la solución no pasa por transformar la zona en dormitorio, y resignarse a que perdimos la batalla a manos de los centros comerciales barriales y los shoppings, pandemia mediante, al que se suma el plan de sacar el transporte automotor y ahora la readecuación del transporte público”, subrayó el referente. En ese sentido, entienden que una salida es la planificación de actividades turísticas, bien coordinadas y articuladas entre el Estado y los privados interesados, con una estrategia que posicione a Rosario como marca, como producto vendible y competitivo frente a otras opciones.

“Hay que dejar de mirar a los demás. No se trata de competir ni con Buenos Aires ni con Córdoba directamente. No tenemos manera de hacerlo, porque no contamos con las mismas herramientas. Hay que competir con nuestras armas, mirar hacia adentro y sacar lo mejor de nosotros, y aprender a generar redes y alianzas estratégicas entre todos los actores involucrados en este proyecto regional”, apuntó.

En ese sentido, el presidente de Casco Histórico dijo que “nos salvamos todos o ninguno”, e invitó a todos los interesados a sumarse al salvataje del área central. “El fomento del turismo es un buen comienzo”, finalizó.

"Puede ser una oportunidad"

El titular de la Asociación Casco Histórico, Fabio Acosta, llamó a “hacer de la crisis una oportunidad”. “Los que trabajamos en el centro no nos podemos resignar, tenemos que actuar como colectivo. El casco histórico se salva como un todo, o en diez años desaparece como lo conocemos”, advirtió. “Se profundiza el abandono y la desidia en algunos sectores, con actores que hacen lobby para sus pequeños nichos. Pero si hoy no les toca de cerca, tal vez el año que viene tengan el problema en la puerta de su casa o negocio”, alertó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS