La ciudad

En las estaciones de servicio deberán dejar inflar bicicletas de forma gratuita

Hoy, en la mayoría, el uso del compresor cuesta 10 pesos, pero una ordenanza las obligará a disponer del servicio sin cargo para los ciclistas

Martes 23 de Febrero de 2021

Por ordenanza municipal, de ahora en más las estaciones de servicio estarán obligadas a proveer un dispositivo de aire comprimido para inflar bicicletas de forma gratuita, servicio que en la mayoría hoy se cobra. Además, el municipio pondrá a disposición en las apps Mi Bici Tu Bici, 147 Rosario y Movi Rosario un mapa que indicará la ubicación exacta de los establecimientos con dispositivos de inflado de cubiertas, e informará regularmente su activo estado de funcionamiento.

La novedad fue bien recibida por los ciclistas, que crecieron notablemente durante la pandemia, de la mano de un incremento de la red de ciclovías (sumaron 51 kilómetros durante la pandemia, y entre las definitivas y provisorias ya llevan 190 kilómetros) y el sistema de bicicletas públicas (va por las 57 estaciones y el plan de ampliación contempla 72 antes de fin de año), pero también de las deficiencias del sistema de colectivos, que sufrió casi 3 meses de paro, aumento del boleto de un 40 por ciento y una readecuación que fusionó algunas líneas y eliminó recorridos para hacer frente a la caída de pasajeros sobre las unidades.

La ordenanza, impulsada por el concejal Lisando Zeno con el acompañamiento de otros bloques, se aprobó a fines del año pasado luego de acordarse con la Cámara de Estaciones de Servicio de Rosario (Cesgar), y entró en vigencia el 19 de febrero luego de publicarse en el Boletín Oficial. Hasta el momento, había estaciones que aún ofrecían el servicio gratuitamente, pero otras requieren colocar 10 pesos para que se habilite el compresor. En cuanto a los talleres y bicicleterías, salvo excepciones, están cobrando entre 10 y 20 pesos para permitir su uso. Algunas gomerías directamente se niegan a prestar el servicio a ciclistas.

Piden ciclovías

“Según estudios realizados, tanto en Rosario como en otras ciudades similares, la principal causa que genera dudas a la hora de elegir la bicicleta es la inseguridad vial. Es por esto por lo que insistimos constantemente en construir ciclovías, como también muchas otras políticas que transformarían a la calzada en un ambiente menos hostil. Pero entre las razones más preponderantes, también se destaca la dificultad a la hora de inflar las cubiertas”, explicó Zeno.

La idea es “darle una facilidad más al ciclista, aportar un granito de arena más para que las personas de nuestra ciudad puedan elegir la movilidad activa que tantos beneficios trae aparejados”. Para el edil del PDP, “sin dudas debemos avanzar hacia la sustentabilidad, pero está claro que las condiciones de cada modo de transporte son, hoy en día, un tanto dispares”.

Pablo Botta, integrante de STS Rosario en Bici, le dio el pulgar arriba a la iniciativa: “Es necesario y acompaña al fomento del uso de la bicicleta. Más allá de que usuarios previsores pueden tener inflador en la mochila, la mayoría no cuenta con eso y esto pasa a ser fundamental. Que se obligue a las estaciones de servicio que ya tienen un compresor a proveer este servicio a la bicicleta, es una buena política”. Sin embargo, aclaró que es importante que los usuarios sepan que algunas bicicletas manejan distintos picos que no siempre son iguales al del auto, por lo que a veces es necesario llevar un adaptador.

En tanto, dijo que “sería interesante que también se reincorpore algo que quedó en el olvido, que eran unas cajas de reparación gratuita al alcance de los usuarios. Una funcionó en la Rambla Catalunya un tiempo, pero no estaba en un lugar visible y no sabemos qué pasó”. Para Botta, un programa de herramientas livianas en la vía pública para hacer un parche, o para poder reacomodar una cadena salida “sería importante”, sobre todo para hacer trayectos más largos.

A veces, sufrir un inconveniente a una distancia que no permita volver caminando y sin la posibilidad de subirla al transporte público, sumado a que las bicicleterías hacen horario comercial, te deja atrapado”, apuntó. Por eso, afirmó que sería bueno incorporar otros actores a este tipo de servicio de inflador o kit básico de reparación, como por ejemplo las estaciones de Mi Bici Tu Bici.

Seguridad, tema delicado

Desde Rosario en Bici, un equipo de trabajo de la ONG STS Rosario que busca el uso de la bicicleta como un medio de transporte en la ciudad, insistieron en la importancia de la seguridad como uno de los puntos fundamentales para fomentar el uso de la bicicleta. En ese sentido, recordaron un viejo pedido de los ciclistas, que es la importancia de tener lugar de guarda o estacionamientos con seguros para los rodados, ya que fuera de lugares céntricos, donde hay cocheras o infraestructura para atarla, es deficiente, tanto en centros comerciales a cielo abierto o lugares de afluencia de público.

“La ampliación de la red de ciclovías y del sistema de bicicletas públicas de manera provisoria durante la pandemia debe estar acompañada de que existan sitios seguros para dejarlas, porque estamos notando que crecieron las sustracciones de bicicletas una vez que está atada, así como los robos violentos en la calle”, trazó como radiografía Pablo Botta, integrante de la organización.

“El aumento que se está dando de este medio de transporte, generado por la pandemia y las deficiencias del transporte público, debe ser consolidado por el fomento, para que una vez que cambien las variables, el usuario que ya usa la bici, sienta que puede manejarse y guardarla de forma segura, y pueda seguir optando por este medio”, insistió.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS